cuentos

Grand Nocturno: historias de un país infinito

Vera (Hernán Vera Alvarez, Argentina, 1977) es escritor y dibujante. Ha publicado los libros de cuentos Grand Nocturno, Una extraña felicidad (llamada América) y el de

Jennifer Thorndike (Perú)

Jennifer Thorndike (Lima, 1983) es escritora y académica. Ha publicado dos libros de ficción: Cromosoma Z (cuentos, 2007) y (ella) (novela, 2012; reedición, 2014). Ha participado en

Cuentos… ¿chinos?

Desde el principio de los siglos, el hombre tiene la necesidad de escuchar y contar historias, de contar su propia historia, de reescribirse. Así nacieron

Ellos

Aúllan desde el horizonte inevitable de su raza maldita. Con paso firme, avanzan sujetos por la geometría de la decisión. Unos desfallecen y otros mueren,

Lady in Black

  Pido un trago de Caldas con Coca Cola y desestimo con un gesto los improperios de Pichita Karina. Se pierde algo más que una

La pierna

Parece que la historia comenzó cuando la piel del muslo tomó un tono lechoso brillante, entonces los hijos consideraron, por primera vez, sacar a la

No hay más notas

Grand Nocturno: historias de un país infinito

Vera (Hernán Vera Alvarez, Argentina, 1977) es escritor y dibujante. Ha publicado los libros de cuentos Grand Nocturno, Una extraña felicidad (llamada América) y el de

Jennifer Thorndike (Perú)

Jennifer Thorndike (Lima, 1983) es escritora y académica. Ha publicado dos libros de ficción: Cromosoma Z (cuentos, 2007) y (ella) (novela, 2012; reedición, 2014). Ha participado en

Cuentos… ¿chinos?

Desde el principio de los siglos, el hombre tiene la necesidad de escuchar y contar historias, de contar su propia historia, de reescribirse. Así nacieron

Ellos

Aúllan desde el horizonte inevitable de su raza maldita. Con paso firme, avanzan sujetos por la geometría de la decisión. Unos desfallecen y otros mueren,

Lady in Black

  Pido un trago de Caldas con Coca Cola y desestimo con un gesto los improperios de Pichita Karina. Se pierde algo más que una

La pierna

Parece que la historia comenzó cuando la piel del muslo tomó un tono lechoso brillante, entonces los hijos consideraron, por primera vez, sacar a la