Crónicas Ilegales

Un dedo en la sopa

Jaime llegó justo cuando estábamos “haciendo cola”, en la tediosa fila —pegada a la pared perimetral del Jardín Botánico— para ingresar al comedor universitario de

La velocidad de Einstein

Einstein enunció su Teoría de la Relatividad en dos partes: La Teoría de la Relatividad Especial, que explica la elasticidad del tiempo con respecto a

Crónicas ilegales: Maldades de la Chini

«Me duele una mujer en todo el cuerpo…» —Jorge Luis Borges Cuando vi venir a la Chini hacia la entrada de la biblioteca, con sus vaqueros apretados

CRÓNICAS ILEGALES: Zamudio

Conocí a Zamudio una mañana en la que fui a la oficina principal del Banco Sabadell como ayudante de Mario -un ingeniero nicaragüense- a darle

La antena maldita de Kendall Lakes

Venía manejando por la Kendall Drive, camino a mi estudio, y se me ocurrió doblar por la avenida Almirante Miguel Grau (SW 137th avenue) y

Un miserere en Miami

Cuando leí que Escrivá de Balaguer dijo: ¡Bendito sea el dolor, amado sea el dolor, santificado sea el dolor… glorificado sea el dolor!, me di

No hay más notas

Un dedo en la sopa

Jaime llegó justo cuando estábamos “haciendo cola”, en la tediosa fila —pegada a la pared perimetral del Jardín Botánico— para ingresar al comedor universitario de

La velocidad de Einstein

Einstein enunció su Teoría de la Relatividad en dos partes: La Teoría de la Relatividad Especial, que explica la elasticidad del tiempo con respecto a

Crónicas ilegales: Maldades de la Chini

«Me duele una mujer en todo el cuerpo…» —Jorge Luis Borges Cuando vi venir a la Chini hacia la entrada de la biblioteca, con sus vaqueros apretados

CRÓNICAS ILEGALES: Zamudio

Conocí a Zamudio una mañana en la que fui a la oficina principal del Banco Sabadell como ayudante de Mario -un ingeniero nicaragüense- a darle

La antena maldita de Kendall Lakes

Venía manejando por la Kendall Drive, camino a mi estudio, y se me ocurrió doblar por la avenida Almirante Miguel Grau (SW 137th avenue) y

Un miserere en Miami

Cuando leí que Escrivá de Balaguer dijo: ¡Bendito sea el dolor, amado sea el dolor, santificado sea el dolor… glorificado sea el dolor!, me di