música

Manejando en Worcester

Manejando por la I-290 a las cinco de la tarde camino al gig en Downtown Worcester. Los parlantes abren sus cortinas y arrojan acordes y

Massachussets tres años después

Las cosas han cambiado bastante desde que toqué suelo norteamericano hace casi dos décadas. Después de pasar algunos años inmerso en el paraíso terrenal que

Una noche en el Jazz

Cuando en la década de 1940 Dizzy Gillespie escuchó por primera vez las ráfagas de energía que brotaban de las tumbadoras del cubano Chano Pozo

Los tambores del Perú profundo. 3ra Parte.

La batucada es comunidad. Los tambores no solo producen sonidos y ritmos, también conectan a la gente. Mientras tocan y fluyen con energía vital, los

Miles de fans

  La música y la escritura comparten muchas analogías. Cuando uno analiza una melodía, se refiere a la ‘frase’ y cadencia de las notas que

El violinista de la esperanza

El joven músico traicionado por el falso liderazgo de Gustavo Dudamel, que camina con su violín por calles convulsionadas, atravesadas por estelas de gas lacrimógeno, custodiadas

No hay más notas

Manejando en Worcester

Manejando por la I-290 a las cinco de la tarde camino al gig en Downtown Worcester. Los parlantes abren sus cortinas y arrojan acordes y

Massachussets tres años después

Las cosas han cambiado bastante desde que toqué suelo norteamericano hace casi dos décadas. Después de pasar algunos años inmerso en el paraíso terrenal que

Una noche en el Jazz

Cuando en la década de 1940 Dizzy Gillespie escuchó por primera vez las ráfagas de energía que brotaban de las tumbadoras del cubano Chano Pozo

Los tambores del Perú profundo. 3ra Parte.

La batucada es comunidad. Los tambores no solo producen sonidos y ritmos, también conectan a la gente. Mientras tocan y fluyen con energía vital, los

Miles de fans

  La música y la escritura comparten muchas analogías. Cuando uno analiza una melodía, se refiere a la ‘frase’ y cadencia de las notas que

El violinista de la esperanza

El joven músico traicionado por el falso liderazgo de Gustavo Dudamel, que camina con su violín por calles convulsionadas, atravesadas por estelas de gas lacrimógeno, custodiadas