Fabián Soberón

Los nazis y la bondad

   El nazi Alfred Rosenberg deja constancia en su diario de una lectura de Rilke: «Esta mañana he recogido la Carta desde Muzot de Rilke.

Chandler en La Jolla

    En La Jolla, pequeña ciudad costera, hay lujosos apartamentos y una calle principal plagada de negocios ostentosos: una especie de Punta del Este norteamericana.

El fotógrafo mudo

El fotógrafo mudo saca fotos al borde del río sucio y abandonado. Capta los ranchos y las calles de tierra desde ángulos insólitos. Parecen pinturas

Cuba sin Gloria

A Bruno Soberón León    La mujer se llama Gloria, es alta y gruesa, y da clases de historia. Aunque ella no ha viajado a

Carta de Ulises a Circe

   Mientras camino a tu casa, Hermes se cruza en la senda y me adelanta tu jugada. Me advierte sobre tu prístino ardid. Al entrar

Los últimos días

Son las tres. La siesta es apacible y el viento mueve apenas las cabelleras rojas de los árboles. El calor sube un grado y él

Boston

A Tamara Kamenszain, in memoriam 1    Cuando alquilé el auto, advertí que no sabía manejarlo. No tenía embrague y contaba con una caja de

Esquilo y los persas

   Esquilo ha participado como guerrero en las batallas de Salamina y Maratón. Han pasado solo ocho años de Salamina y aún flotan en la

Los nazis y la bondad

   El nazi Alfred Rosenberg deja constancia en su diario de una lectura de Rilke: «Esta mañana he recogido la Carta desde Muzot de Rilke.

Chandler en La Jolla

    En La Jolla, pequeña ciudad costera, hay lujosos apartamentos y una calle principal plagada de negocios ostentosos: una especie de Punta del Este norteamericana.

El fotógrafo mudo

El fotógrafo mudo saca fotos al borde del río sucio y abandonado. Capta los ranchos y las calles de tierra desde ángulos insólitos. Parecen pinturas

Cuba sin Gloria

A Bruno Soberón León    La mujer se llama Gloria, es alta y gruesa, y da clases de historia. Aunque ella no ha viajado a

Carta de Ulises a Circe

   Mientras camino a tu casa, Hermes se cruza en la senda y me adelanta tu jugada. Me advierte sobre tu prístino ardid. Al entrar

Los últimos días

Son las tres. La siesta es apacible y el viento mueve apenas las cabelleras rojas de los árboles. El calor sube un grado y él

Boston

A Tamara Kamenszain, in memoriam 1    Cuando alquilé el auto, advertí que no sabía manejarlo. No tenía embrague y contaba con una caja de

Esquilo y los persas

   Esquilo ha participado como guerrero en las batallas de Salamina y Maratón. Han pasado solo ocho años de Salamina y aún flotan en la