gino winter

La velocidad de Einstein

Einstein enunció su Teoría de la Relatividad en dos partes: La Teoría de la Relatividad Especial, que explica la elasticidad del tiempo con respecto a

Crónicas ilegales: Maldades de la Chini

«Me duele una mujer en todo el cuerpo…» —Jorge Luis Borges Cuando vi venir a la Chini hacia la entrada de la biblioteca, con sus vaqueros apretados

CRÓNICAS ILEGALES: Zamudio

Conocí a Zamudio una mañana en la que fui a la oficina principal del Banco Sabadell como ayudante de Mario -un ingeniero nicaragüense- a darle

La antena maldita de Kendall Lakes

Venía manejando por la Kendall Drive, camino a mi estudio, y se me ocurrió doblar por la avenida Almirante Miguel Grau (SW 137th avenue) y

Un miserere en Miami

Cuando leí que Escrivá de Balaguer dijo: ¡Bendito sea el dolor, amado sea el dolor, santificado sea el dolor… glorificado sea el dolor!, me di

Silvio Rodríguez y la hamaca hawaiana

Ojalá Dios exista y un día se le pase la borrachera   Unos fortísimos latidos me despertaron, sentía que el corazón me iba a explotar

No hay más notas

La velocidad de Einstein

Einstein enunció su Teoría de la Relatividad en dos partes: La Teoría de la Relatividad Especial, que explica la elasticidad del tiempo con respecto a

Crónicas ilegales: Maldades de la Chini

«Me duele una mujer en todo el cuerpo…» —Jorge Luis Borges Cuando vi venir a la Chini hacia la entrada de la biblioteca, con sus vaqueros apretados

CRÓNICAS ILEGALES: Zamudio

Conocí a Zamudio una mañana en la que fui a la oficina principal del Banco Sabadell como ayudante de Mario -un ingeniero nicaragüense- a darle

La antena maldita de Kendall Lakes

Venía manejando por la Kendall Drive, camino a mi estudio, y se me ocurrió doblar por la avenida Almirante Miguel Grau (SW 137th avenue) y

Un miserere en Miami

Cuando leí que Escrivá de Balaguer dijo: ¡Bendito sea el dolor, amado sea el dolor, santificado sea el dolor… glorificado sea el dolor!, me di

Silvio Rodríguez y la hamaca hawaiana

Ojalá Dios exista y un día se le pase la borrachera   Unos fortísimos latidos me despertaron, sentía que el corazón me iba a explotar