gino winter

¡Hoy es viernes sangriento!

«Una luz reflejada, la modelo mirando a la nada hoy es viernes sangriento, allí pronto habrá movimiento…» —Frágil Era un viernes sangriento en Miami, es

El point de las putilingas

«¡AGUA… AGUA… AGUAAA!…» El grito hídrico, repetido por varias voces femeninas, me sonaba como un eco raro, como el coro de una comedia musical, de

Soledad Montoya

Soledad: lava tu cuerpo, con agua de las alondras, y deja tu corazón, en paz, Soledad Montoya. —García Lorca   Una cálida tarde de Kendall

No juegues con el Diablo

«No juegues con el Diablo, no juegues con el diablo, que el Diablo come candela, ah, no juegues con el Diablo, que el diablo come

El salón de los espejos

Acompañado de un ramo de flores y una cajita de bombones Ferrero Rocher, ingresé al ala occidental del cuarto piso del Baptist Memorial Hospital de

Un dedo en la sopa

Jaime llegó justo cuando estábamos “haciendo cola”, en la tediosa fila —pegada a la pared perimetral del Jardín Botánico— para ingresar al comedor universitario de

¡Hoy es viernes sangriento!

«Una luz reflejada, la modelo mirando a la nada hoy es viernes sangriento, allí pronto habrá movimiento…» —Frágil Era un viernes sangriento en Miami, es

El point de las putilingas

«¡AGUA… AGUA… AGUAAA!…» El grito hídrico, repetido por varias voces femeninas, me sonaba como un eco raro, como el coro de una comedia musical, de

Soledad Montoya

Soledad: lava tu cuerpo, con agua de las alondras, y deja tu corazón, en paz, Soledad Montoya. —García Lorca   Una cálida tarde de Kendall

No juegues con el Diablo

«No juegues con el Diablo, no juegues con el diablo, que el Diablo come candela, ah, no juegues con el Diablo, que el diablo come

El salón de los espejos

Acompañado de un ramo de flores y una cajita de bombones Ferrero Rocher, ingresé al ala occidental del cuarto piso del Baptist Memorial Hospital de

Un dedo en la sopa

Jaime llegó justo cuando estábamos “haciendo cola”, en la tediosa fila —pegada a la pared perimetral del Jardín Botánico— para ingresar al comedor universitario de