Carlos Odria

Con Michael Brecker por Massachusetts

Los atardeceres en el pueblo de Rutland, Massachusetts, son pinturas en movimiento. Ahora que la primavera va extinguiéndose para dar paso a los días de

Sobre la música de Egberto Gismonti

La música del compositor brasileño Egberto Gismonti despliega una variedad de ámbitos estilísticos buscando el equilibrio entre lo formal, lo espontáneo, lo lúdico y lo

Una noche en el Jazz

Cuando en la década de 1940 Dizzy Gillespie escuchó por primera vez las ráfagas de energía que brotaban de las tumbadoras del cubano Chano Pozo

Los tambores del Perú profundo. 3ra Parte.

La batucada es comunidad. Los tambores no solo producen sonidos y ritmos, también conectan a la gente. Mientras tocan y fluyen con energía vital, los

Los tambores del Perú profundo

Lima es una ciudad de contrastes y alquimias. Su cultura, si es que se puede hablar de una sola cultura o identidad, ha sido forjada

Grito negro

Las motas de algodón son suaves como nubes. Al roce de los dedos, uno siente su superficie tersa, como una brisa confortable que despierta dulces

Con Michael Brecker por Massachusetts

Los atardeceres en el pueblo de Rutland, Massachusetts, son pinturas en movimiento. Ahora que la primavera va extinguiéndose para dar paso a los días de

Sobre la música de Egberto Gismonti

La música del compositor brasileño Egberto Gismonti despliega una variedad de ámbitos estilísticos buscando el equilibrio entre lo formal, lo espontáneo, lo lúdico y lo

Una noche en el Jazz

Cuando en la década de 1940 Dizzy Gillespie escuchó por primera vez las ráfagas de energía que brotaban de las tumbadoras del cubano Chano Pozo

Los tambores del Perú profundo. 3ra Parte.

La batucada es comunidad. Los tambores no solo producen sonidos y ritmos, también conectan a la gente. Mientras tocan y fluyen con energía vital, los

Los tambores del Perú profundo

Lima es una ciudad de contrastes y alquimias. Su cultura, si es que se puede hablar de una sola cultura o identidad, ha sido forjada

Grito negro

Las motas de algodón son suaves como nubes. Al roce de los dedos, uno siente su superficie tersa, como una brisa confortable que despierta dulces