La bola

#LaBola: Cuerdas y dardos

Lola se reía y disimulaba entenderme mientras se posicionaba sobre mí buscando ese aire dulce, esa caricia profunda en que se agolpaba y trastabillaba hacia

#LaBola: la mano

Estaba en el parque, sentado en el banco bajo la mata de boliches y vinieron a decirme que se lo habían llevado. La vieja del

#LaBola: Inspiración

Nada me inspira. Estoy mirando un video en 4K de un arrecife coralino de colores increíbles. Hay peces de distintos tamaños, hay abanicos de mar,

#LaBola: elipsis

es niebla abismal, un vacío llameante, un río de angustia leve, que va desde el centro del pecho hasta la mitad del estómago, es una

#LaBola: Criatura mítica nro. 2

  Su mirada era un rastro de ternura —como esos olores humeantes de los pasteles de los dibujos animados que acarician, encantan, levantan en peso

#LaBola: Criatura mítica #1

  Iba caminando en medio de la noche, acelerado por la pérdida de mi amante cuando unas gotas de agua fría me arañaron el cuello.

#LaBola: Cuerdas y dardos

Lola se reía y disimulaba entenderme mientras se posicionaba sobre mí buscando ese aire dulce, esa caricia profunda en que se agolpaba y trastabillaba hacia

#LaBola: la mano

Estaba en el parque, sentado en el banco bajo la mata de boliches y vinieron a decirme que se lo habían llevado. La vieja del

#LaBola: Inspiración

Nada me inspira. Estoy mirando un video en 4K de un arrecife coralino de colores increíbles. Hay peces de distintos tamaños, hay abanicos de mar,

#LaBola: elipsis

es niebla abismal, un vacío llameante, un río de angustia leve, que va desde el centro del pecho hasta la mitad del estómago, es una

#LaBola: Criatura mítica nro. 2

  Su mirada era un rastro de ternura —como esos olores humeantes de los pasteles de los dibujos animados que acarician, encantan, levantan en peso

#LaBola: Criatura mítica #1

  Iba caminando en medio de la noche, acelerado por la pérdida de mi amante cuando unas gotas de agua fría me arañaron el cuello.