cuentos

Óvnibus

Sesenta y tres años no es buena edad para andar ostentando un nombre juvenil. Por lo general, y aquí lo general atañe a la generalidad

Chocolate

  Verónica Vega Una vez que abro la puerta, que el aire acondicionado da en la cara, entro a otro país. Y qué olor a

No hay más notas

Óvnibus

Sesenta y tres años no es buena edad para andar ostentando un nombre juvenil. Por lo general, y aquí lo general atañe a la generalidad

Chocolate

  Verónica Vega Una vez que abro la puerta, que el aire acondicionado da en la cara, entro a otro país. Y qué olor a