José Abreu Felippe

Henrik Ibsen, 187 aniversario

La casa se ocultaba detrás de un bosque. De noche, cuando llegaba y me adentraba en el túnel que el espeso follaje compactaba, sentía que

Perdedor -cuento de José Abreu Felippe-

A los catorce años me violaron dos veces. Primero una mujer y después un hom­bre.­ Yo era un muchacho más bien pequeño para mi edad,

All You Need is Love

Como a las cinco de la tarde del 22 de agosto de 1968 salí muy contento para El Vedado. Por abajo, llevaba un pantalón de

El azote de príncipes

En los ambientes literarios marginales de La Habana de los 70 circulaba una lista, según Reinaldo Arenas confeccionada por el mismísimo Lezama Lima, con las

Henrik Ibsen, 187 aniversario

La casa se ocultaba detrás de un bosque. De noche, cuando llegaba y me adentraba en el túnel que el espeso follaje compactaba, sentía que

Perdedor -cuento de José Abreu Felippe-

A los catorce años me violaron dos veces. Primero una mujer y después un hom­bre.­ Yo era un muchacho más bien pequeño para mi edad,

All You Need is Love

Como a las cinco de la tarde del 22 de agosto de 1968 salí muy contento para El Vedado. Por abajo, llevaba un pantalón de

El azote de príncipes

En los ambientes literarios marginales de La Habana de los 70 circulaba una lista, según Reinaldo Arenas confeccionada por el mismísimo Lezama Lima, con las