mayo 20, 2018

Carlos Cuarón se pone la 10

  Todas las corruptelas alrededor del fútbol mexicano siguen vigentes El escritor y periodista chileno Víctor Hugo Ortega, autor del libro Elogio del Maracanazo, entrevistó

La noche en estado de gracia

Cuando terminó de cenar, Basilio se limpió los labios con el pañuelo blanco, lanzó un suspiro, miró a Simón y luego a McGregor. El primero,

La última Pantera Negra

Hay personas que nacen radicales y radicales mueren sin que los años hagan mella en sus convicciones políticas. Estuve el otro día escuchando a Elaine

El escritor que leía cine  

Lugar: New York. Medianoche de 1978. El artista hispano-cubano Néstor Almendros, ganador de un Oscar a la mejor fotografía por Days of Heaven, llega a la

Dejen de quemar Nicaragua

Las protestas en Nicaragua tomaron por sorpresa a muchos. Sin duda el presidente Daniel Ortega y su vicepresidenta y esposa, Rosario Murillo, no las vieron

Adiós, Astor

La familia de Astor cena en una calle de Manhattan. Están todos: el matrimonio y los dos hijos. Suena el teléfono. Atiende Dedée, la esposa.

Carlos Cuarón se pone la 10

  Todas las corruptelas alrededor del fútbol mexicano siguen vigentes El escritor y periodista chileno Víctor Hugo Ortega, autor del libro Elogio del Maracanazo, entrevistó

La noche en estado de gracia

Cuando terminó de cenar, Basilio se limpió los labios con el pañuelo blanco, lanzó un suspiro, miró a Simón y luego a McGregor. El primero,

La última Pantera Negra

Hay personas que nacen radicales y radicales mueren sin que los años hagan mella en sus convicciones políticas. Estuve el otro día escuchando a Elaine

El escritor que leía cine  

Lugar: New York. Medianoche de 1978. El artista hispano-cubano Néstor Almendros, ganador de un Oscar a la mejor fotografía por Days of Heaven, llega a la

Dejen de quemar Nicaragua

Las protestas en Nicaragua tomaron por sorpresa a muchos. Sin duda el presidente Daniel Ortega y su vicepresidenta y esposa, Rosario Murillo, no las vieron

Adiós, Astor

La familia de Astor cena en una calle de Manhattan. Están todos: el matrimonio y los dos hijos. Suena el teléfono. Atiende Dedée, la esposa.