Temporada de pilotos | S1E1: Twin Peaks

 

Título: Northwest Passage

Género: crime, drama, soap opera.

Estreno: 8 de abril de 1990

Canal: ABC (USA)

Duración: 94’

Dirección: David Lynch

Escrito por: Mark Frost y David Lynch

 

Twin Peaks se convirtió, casi desde su aparición, en una serie de culto. Sus fans se renuevan constantemente al punto de que Showtime estrenó una temporada 3 en 2017. Toda su concepción tiene el aura de su creador David Lynch (junto a Mark Frost).

El Piloto comienza con algo impensado para hoy en día: un title sequence de casi tres minutos donde nos revela el mundo en el que va a tener lugar esta historia. Un aserradero, el cartel de bienvenida al pueblo, montañas, la cascada del hotel. Y ahí mismo, valiéndose de personajes de una línea argumental secundaria, muy rápido encontramos el cadáver de Laura Palmer, una chica del pueblo a la que todos conocen. Se trata de un típico teaser de cualquier show de tipo procedural (hay un problema, se investiga y se resuelve, muchas veces todo en el mismo episodio). Como la mayoría de los crime shows. Está todo listo para que llegue el protagonista… pero no. El Agente Dale Cooper del FBI se muestra recién al minuto 36. El primer draft del piloto —que se puede conseguir en internet (1)— comienza con la escena del agente que graba el mensaje para su asistente “Diane”:  36 minutos antes en el guion que en el show que salió al aire. ¿Qué pasa en ese lapso entre el descubrimiento del cuerpo de la chica y la presentación del protagonista (tal como fue la idea inicial). Pues recorre los personajes del pueblo que son relevantes para la historia, líneas argumentales secundarias, (y digo “secundarias” sobre todo en relación al piloto porque a medida que atravesamos el arco de la temporada vemos que todos estos personajes impactan fuertemente en la vida de la víctima y todo el tiempo pasan a protagonizar la A story (la principal, la investigación policial). En el midpoint, cuando Cooper encuentra la llave de una caja de seguridad de Laura, descubrimos que la Reina de la Prom tenía una doble vida que involucraba drogas, dinero y sexo. Y que este caso estaría emparentado con un asesinato ocurrido un año antes, sugiriendo que el asesino tiene carácter serial y podría ser alguien del lugar. Entendemos que en este pueblito del estado de Washington donde parece que no pasa nada, pasa de todo.

 

Trailer aquí (se trata de una pieza promocional de la 3era temporada pero que utiliza pietaje de las dos primeras):

 

Tono, tema, humor.

El pitch que Lynch y Frost hicieron a los ejecutivos de ABC proponía una mezcla de investigación policial con soap opera (la versión americana de la telenovela)(2). Con varios momentos en los que la investigación pasa a segundo plano. Podemos ver perfectamente ese mix en el tiempo que precede a la llegada del agente del FBI. El piloto nos muestra los personajes del pueblo a través de sus reacciones ante la noticia del asesinato. Hay dos secuencias muy complejas resueltas magistralmente por Lynch con herramientas del cine (se dice muy poco, se actúa mucho), pero que el llanto tiñe de melodrama ortodoxo. La madre de Laura Palmer telefonea a Lelan, su marido, para contarle que la hija no está en su habitación, justo en el momento en el que el Sheriff lo busca para comunicarle la noticia. No tiene ni que abrir la boca, su sola presencia ya lo dice todo. Un mecanismo similar tiene lugar con los compañeros de high school de la víctima. Dos alguaciles ingresan al aula y susurran algo al oído de la profesora que se queda en shock. Un grito desgarrador se oye proveniente del jardín donde una alumna corre deseperada. James y Donna se miran: entre ellos hay un pupitre vacío. Donna rompe a llorar. James parte el lápiz que tenía entre manos.

Estas dos secuencias nos muestran que la verdad se arma como piezas de un rompecabezas, con el punto de vista de muchos. Nos anticipa que la pesquisa para reconstruir el crimen va a requerir una mente capaz de unir numerosas pistas. Y esto da pie a vislumbrar el gran tema de la serie: las apariencias. En Twin Peaks, veremos emerger muchas historias subterráneas —en el sentido pigliano del término— a medida que la investigación avance. (3)

Un apartado especial para el humor excéntrico e incómodo. Puro off beat Lyncheano. Una declaración de principios: El Sheriff ¡Harry S. Truman! ordena a su alguacil que tome las fotos del cadáver para la investigación forense. Pero Andy solo llora, no puede operar. La gracia se nos atraganta. No tiene la función de comic relief sino de aumentar la rareza que tiñe la factura de un show revolucionario que fue contraprogramado para competir con Cheers, una sitcom de 30’ más clásica y tremendamente exitosa.

El prota.

El Agente Dale Cooper del FBI no habla en toda la temporada de su pasado, no dice quién es. Lo muestra. Como en el cine, con acciones. Es el nuevo de la historia (una práctica recurrente que se utiliza para que la audiencia reciba cierta información indispensable que no le compartirían a alguien que conoce el mundo en el que tienen lugar los acontecimientos). Su nivel de obsesión se despliega en la detallada grabación que realiza permanentemente. Le habla a una “Diane” omnipresente (a quien no veremos hasta la temporada 3), su asistente en el Bureau. En esas grabaciones vemos a un Cooper más íntimo, con todas sus obsesiones desatadas. Funciona casi como un diario personal. Si a nivel externo, su objetivo consistirá en encontrar al asesino, su objetivo interno no es otro que la búsqueda del conocimiento. Necesita saber todo. En su primera escena en el auto rumbo a Twin Peaks, menciona que hay unos bosques magníficos, y que necesita saber a qué especie pertenecen. Apenas conoce al Sheriff (su sidekick de ahí en adelante), le subraya bien claro que el FBI está al mando y sin transición alguna le pregunta cómo demonios se llama esa clase de árboles que rodea el pueblo.

Otro ejemplo que lo define:

Este fragmento formaba parte del guion del E1 (la opening sequence misma) pero luego pasó al E2.

B Story: la Soap Opera.

La otra gran línea argumental corresponde al segundo pilar del pitch inicial: el melodrama. Durante el piloto vemos cómo Shelly (una camarera casada con Leo, un camionero traficante y abusador), tiene un amorío con Bobby, el novio de Laura Palmer. Luego nos enteramos que Laura a su vez lo engañaba con James (para empezar) quien protagoniza el clímax de esta línea argumental cuando se da cuenta (ahí mismo, intempestivamente) de que se enamoró de Donna, la mejor amiga de la víctima. Y esa atracción es mutua. La cadena parece interminable porque la gran mayoría de los personajes relevantes para la historia tienen relaciones prohibidas.

Lucy, la recepcionista de la comisaría del pueblo, sigue una soap opera de manera tan obsesiva que parece una parodia. Pero nada es tan simple con Lynch. Porque la serie tiene momentos tan melodramáticos que podrían opacar al programa favorito de Lucy. Es en este melodrama donde se emparenta con Almodóvar: cuando el kitsch y el absurdo provocan una convivencia pacífica entre la parodia y el homenaje sin entrar en contradicción.

Promos

Los productos audiovisuales evolucionan, sufren el impacto de un equipo de profesionales (a diferencia de un escritor que es casi siempre el único decisor de su obra, o que por lo menos trabaja en soledad). Desde el pitch al season finale pueden cambiar muchas cosas. Por eso resulta interesante analizar dónde se encontraban todas las partes interesadas a la hora del lanzamiento. En los promos que se encuentran a continuación, vemos cómo se centraron en la Story A (el asesinato) promoviendo un crime show con el plus de la rareza de Lynch. El primer envío, para sorpresa de muchos tuvo muy buena repercusión de la crítica y del público, y decidieron utilizar las reseñas en la promoción lo que dejó al melodrama de la Story B para ser descubierto en el estreno.

 

Cliffhanger.

Hacia el midpoint descubren el lugar en que estuvo secuestrada Laura. Entre la sangre y la suciedad encuentran un collar con un corazón partido. Cooper concluye que el asesino debe estar en poder de la otra mitad. En el clímax, nos enteramos que lo tiene James quien ya sospecha que dormirá en la cárcel esa noche y decide enterrarlo por un camino de montaña en la noche cerrada. En la última escena del episodio, alimentado por los gritos pesadillescos de la madre de Laura, una mano enguantada encuentra el lugar preciso donde se encuentra el collar incriminatorio.

Hay aquí algo revolucionario que tal vez haya dado origen a las series tal como las conocemos hoy: el misterio no solo no se resuelve sino que da la sensación de que se encuentran muy lejos de hacerlo. (4) Hay una premisa que pregona un arco dramático principal de toda la temporada (y que luego se verá que ni siquiera allí se cumple). Hasta entonces Columbo o cualquier investigación resolvía el caso en el mismo episodio, dejando para las líneas argumentales secundarias un arco más prolongado. Twin Peaks demostró que el público estaba dispuesto a seguir líneas argumentales más extensas y tal vez por eso aun hoy en día es considerado uno de los mejores pilotos de la historia.

GV

 

(1) https://www.scriptslug.com/assets/uploads/scripts/twin-peaks-101-pilot-1990.pdf

(2) La gran diferencia entre la telenovela y la soap opera consiste en que mientras la primera tiene un final, el melodrama estadounidense está diseñado para no terminar jamás. Puede extenderse por décadas (ej: Days of our lives, General Hospital, All my children). Muchas otras diferencias parten de esta primera. También considero importante destacar que mientras la soap opera nunca dejó el slot de la tarde y se la considera un contenido para mujeres, la telenovela evolucionó al punto de ocupar fragmentos del prime time, fusionar géneros, atraer público general, etc.

(3) Ricardo Piglia sostiene que un cuento siempre cuenta dos historias. Que un relato visible esconde uno secreto que emerge en el final y provoca sorpresa. Ver ensayo Tesis sobre el cuento en su libro Formas Breves.

(4) https://nofilmschool.com/twin-peaks-pilot-script-pdf

Relacionadas