Uncategorized

Los muertos le dictan a Ariel Dorfman

     “Así que fue con alivio y asombro que entendió, unos meses más tarde, cuando su propio cuerpo ardía en el crematorio, […] que

Observar estrellas con Hyam Plutzik

        Se asoma la primavera en Brooklyn y con ella regresa la posibilidad de salir de madrugada, sin tiritar de frío, a

En mi familia no existe la memoria

Voy a cumplir cincuenta años en noviembre y cuando escribo esta columna me entero de que los rusos han bombardeado Kiev. Recuerdo la guerra en

Los amores poéticos de Otomo Yakamochi

Yo estaba solo con mi melancolía —sutil, disimulada en los claroscuros de las enredaderas de mi jardín bajo la luz intensa del verano tropical— cuando

Los muertos le dictan a Ariel Dorfman

     “Así que fue con alivio y asombro que entendió, unos meses más tarde, cuando su propio cuerpo ardía en el crematorio, […] que

Observar estrellas con Hyam Plutzik

        Se asoma la primavera en Brooklyn y con ella regresa la posibilidad de salir de madrugada, sin tiritar de frío, a

En mi familia no existe la memoria

Voy a cumplir cincuenta años en noviembre y cuando escribo esta columna me entero de que los rusos han bombardeado Kiev. Recuerdo la guerra en

Los amores poéticos de Otomo Yakamochi

Yo estaba solo con mi melancolía —sutil, disimulada en los claroscuros de las enredaderas de mi jardín bajo la luz intensa del verano tropical— cuando