Soberón

Marlene Dietrich en Misiones

La lluvia crece como el peso de las valijas. El taxista es amable y silencioso. A veces dice algunas palabras en un inglés de exportación.

Una cara

Tengo frente a mí la cara de un hombre al que no veo desde hace diez hace años. No sonríe ni llora. Solo acumula arrugas.

Nochebuena

a Pedro Medina León, Gastón Virkel, Camilo Pino y Hernán Vera Álvarez En la esquina del hotel Deauville, en la Collins Avenue, hay una farmacia

La voz de Piglia

(Buenos Aires, 31 de julio de 2013) El taxista escuchaba Rata Blanca cuando me levantó en la calle gris y ruidosa y ni bien me

Capitalismo

A mis hijos 1 Un hombre negro, con barba, mueve los brazos y habla solo al lado de un tacho de basura en la Washington

Gombrowicz y Santucho

Gombrowicz está sentado en un bar. Pide un vodka. El mozo le trae una copa negra y húmeda. El polaco levanta el vaso y toma.

No hay más notas

Marlene Dietrich en Misiones

La lluvia crece como el peso de las valijas. El taxista es amable y silencioso. A veces dice algunas palabras en un inglés de exportación.

Una cara

Tengo frente a mí la cara de un hombre al que no veo desde hace diez hace años. No sonríe ni llora. Solo acumula arrugas.

Nochebuena

a Pedro Medina León, Gastón Virkel, Camilo Pino y Hernán Vera Álvarez En la esquina del hotel Deauville, en la Collins Avenue, hay una farmacia

La voz de Piglia

(Buenos Aires, 31 de julio de 2013) El taxista escuchaba Rata Blanca cuando me levantó en la calle gris y ruidosa y ni bien me

Capitalismo

A mis hijos 1 Un hombre negro, con barba, mueve los brazos y habla solo al lado de un tacho de basura en la Washington

Gombrowicz y Santucho

Gombrowicz está sentado en un bar. Pide un vodka. El mozo le trae una copa negra y húmeda. El polaco levanta el vaso y toma.