literatura

To be or not to be una Latina Writer

Con la llegada de la Navidad siempre me pongo nostálgica. Es la época del año en la que siempre me había pegado no estar en

¿Quién mató a la Cantante de Jazz?

Comienzo del juego 1 La Cantante de Jazz está muerta. Su cuerpo desparramado afuera del Salón Champagne en plena Avenida de los Incas. El vestido

Amor e higiene en la Pensión Tristante

En los doce años que llevaba viviendo en la Pensión Tristante, a Sotanovsky siempre le ocurría lo mismo cuando decidía tomar una ducha. Pese a

Niños

Llegué tarde a la reunión. La moderadora del grupo esperaba a la salida de la escuela. Me presenté y dejé el paraguas en un balde

La literatura y los Nóbel: France y Benavente

¿Qué concepción del arte se esconde detrás de los discursos de aceptación de los premios Nóbel de literatura? Esta es mi séptima entrega.             En

La señora Martha Lynch

Hay muertes que quedan en un tiempo como suspendidas. Esos hombre y mujeres están muertos, se entiende, pero se alojan imposibles en la memoria. No

No hay más notas

To be or not to be una Latina Writer

Con la llegada de la Navidad siempre me pongo nostálgica. Es la época del año en la que siempre me había pegado no estar en

¿Quién mató a la Cantante de Jazz?

Comienzo del juego 1 La Cantante de Jazz está muerta. Su cuerpo desparramado afuera del Salón Champagne en plena Avenida de los Incas. El vestido

Amor e higiene en la Pensión Tristante

En los doce años que llevaba viviendo en la Pensión Tristante, a Sotanovsky siempre le ocurría lo mismo cuando decidía tomar una ducha. Pese a

Niños

Llegué tarde a la reunión. La moderadora del grupo esperaba a la salida de la escuela. Me presenté y dejé el paraguas en un balde

La literatura y los Nóbel: France y Benavente

¿Qué concepción del arte se esconde detrás de los discursos de aceptación de los premios Nóbel de literatura? Esta es mi séptima entrega.             En

La señora Martha Lynch

Hay muertes que quedan en un tiempo como suspendidas. Esos hombre y mujeres están muertos, se entiende, pero se alojan imposibles en la memoria. No