Search
Close this search box.

Fabián Soberón

Bogdánov y el exorcismo

¿Cuál es el hombre sensato que no ha tenido nunca una idea monstruosa? Atilio Chiappori      Mi amigo se llama Carlos Ostrovsky. Estudió física

La valija y la sinfonía

 Ante la imposición del realismo socialista como estética oficial, Shostakovich se repliega y prepara una valija para ir a la cárcel. El compositor está convencido

Una pistola escondida

   Es la tarde. Fabián Soberón me busca en el hotel ubicado al frente de la Plaza principal de Tucumán. He dormido una siesta reparadora. Bajo

La ultima sonrisa de Cacho

A Liliana Juárez    La casa abúlica, silenciosa, tenía el frente descascarado. Unas macetas inertes adornaban el patio. El perro circulaba con su habitual parsimonia.

Taxista

   En la explanada del hotel de Eilat se estaciona un taxi blanco. El paisaje, detrás, es hermoso y desolador. Unas pequeñas luces titilan en

HOSPITAL

   Su papá murió de día, con los pájaros rondando en el techo, con la silueta iridiscente de los faroles de la esquina. Mamá esperaba

Aarón, rabino y guía

Aarón me cuenta que al trasladarse a Jerusalén con su familia debió empezar de nuevo. Estudió para ser guía turístico. Cuando llegó el examen final

Fuego oscuro

A Alejandro y Mora     Cómo apagar el fuego oscuro, cómo encender la lluvia nítida de la esperanza, me pregunto frente al Ibirá Pitá ubicado

Mar muerto

      Los peces no están. Han sido absorbidos por el viento. Un calor crudo e insomne maneja los pasos y los corazones. Por

Faustina Kowalska

  En el avión, a mi lado, dos personas llevan una mascarilla con una leyenda católica. Se sientan y se presentan. Ella es Lucrecia y

No hay más notas

Bogdánov y el exorcismo

¿Cuál es el hombre sensato que no ha tenido nunca una idea monstruosa? Atilio Chiappori      Mi amigo se llama Carlos Ostrovsky. Estudió física

La valija y la sinfonía

 Ante la imposición del realismo socialista como estética oficial, Shostakovich se repliega y prepara una valija para ir a la cárcel. El compositor está convencido

Una pistola escondida

   Es la tarde. Fabián Soberón me busca en el hotel ubicado al frente de la Plaza principal de Tucumán. He dormido una siesta reparadora. Bajo

La ultima sonrisa de Cacho

A Liliana Juárez    La casa abúlica, silenciosa, tenía el frente descascarado. Unas macetas inertes adornaban el patio. El perro circulaba con su habitual parsimonia.

Taxista

   En la explanada del hotel de Eilat se estaciona un taxi blanco. El paisaje, detrás, es hermoso y desolador. Unas pequeñas luces titilan en

HOSPITAL

   Su papá murió de día, con los pájaros rondando en el techo, con la silueta iridiscente de los faroles de la esquina. Mamá esperaba

Aarón, rabino y guía

Aarón me cuenta que al trasladarse a Jerusalén con su familia debió empezar de nuevo. Estudió para ser guía turístico. Cuando llegó el examen final

Fuego oscuro

A Alejandro y Mora     Cómo apagar el fuego oscuro, cómo encender la lluvia nítida de la esperanza, me pregunto frente al Ibirá Pitá ubicado

Mar muerto

      Los peces no están. Han sido absorbidos por el viento. Un calor crudo e insomne maneja los pasos y los corazones. Por

Faustina Kowalska

  En el avión, a mi lado, dos personas llevan una mascarilla con una leyenda católica. Se sientan y se presentan. Ella es Lucrecia y

Suburbano Ediciones Contacto

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Reddit