Carmen Ros

Comadre

                                       Si Jimena hubiera podido, habría renunciado

Alcahueta

Poco después de haber matado al policía fue que Quirino entró a mi casa, allá en la Unión de San Antonio. Aurora, mi ahijada, me

LLAMATIVA

Para Dana, mi sobrina, que se enamoró del Vampiro Canadiense   —¿Dónde trabajas? —Hago lucha libre, ocupo verme bien llamativa, bebé. Se lo pregunté mientras

Comadre

                                       Si Jimena hubiera podido, habría renunciado

Alcahueta

Poco después de haber matado al policía fue que Quirino entró a mi casa, allá en la Unión de San Antonio. Aurora, mi ahijada, me

LLAMATIVA

Para Dana, mi sobrina, que se enamoró del Vampiro Canadiense   —¿Dónde trabajas? —Hago lucha libre, ocupo verme bien llamativa, bebé. Se lo pregunté mientras