octubre 16, 2016

Asalto a Caprabo

Mi primer telediario de la mañana, sobre las siete o siete menos cuarto, anunciaba un hecho curioso. Yo estaba medio dormido, de camino a la

El lado B de Miami

  Pedro Medina León es un autor peruano que viene destacando en Miami desde hace un buen tiempo. Es fundador y director de Suburbano Ediciones

Mandrágora

Primer capítulo de la novela Mandrágora, el libro maldito de Camilo Pino Inoculación Buenos Aires, 2004   Se llamaba Belén, como el pueblo del nacimiento,

Pequeño recado cuando duermes

  Sentado frente a tu sueño donde escribo cómo estrechas mi corazón, cuido que todo lo que tocaste duerma también mientras observo, fuera de mí,

El point de las putilingas

«¡AGUA… AGUA… AGUAAA!…» El grito hídrico, repetido por varias voces femeninas, me sonaba como un eco raro, como el coro de una comedia musical, de

La violenta fotografía del mariachi

 Algunos diálogos de la película El Mariachi: «Mandaré algunos amigos para sacarte», le dice Moco a su ex socio, quien ejerce el narco desde una

Asalto a Caprabo

Mi primer telediario de la mañana, sobre las siete o siete menos cuarto, anunciaba un hecho curioso. Yo estaba medio dormido, de camino a la

El lado B de Miami

  Pedro Medina León es un autor peruano que viene destacando en Miami desde hace un buen tiempo. Es fundador y director de Suburbano Ediciones

Mandrágora

Primer capítulo de la novela Mandrágora, el libro maldito de Camilo Pino Inoculación Buenos Aires, 2004   Se llamaba Belén, como el pueblo del nacimiento,

Pequeño recado cuando duermes

  Sentado frente a tu sueño donde escribo cómo estrechas mi corazón, cuido que todo lo que tocaste duerma también mientras observo, fuera de mí,

El point de las putilingas

«¡AGUA… AGUA… AGUAAA!…» El grito hídrico, repetido por varias voces femeninas, me sonaba como un eco raro, como el coro de una comedia musical, de

La violenta fotografía del mariachi

 Algunos diálogos de la película El Mariachi: «Mandaré algunos amigos para sacarte», le dice Moco a su ex socio, quien ejerce el narco desde una