El patriota Chris Kyle.

Hace más de un año publicaba un artículo en esta misma revista a propósito de Chris Kyle, el francotirador norteamericano que, siguiendo el precepto del Nuevo Testamento, de Quien a hierro hiere, a hierro muere, encontró el fin de sus días tiroteado por otro aficionado a las armas de fuego al que el ex seal instruía en el manejo de esas armas letales. Titulé dicho escrito Cazadores de humanos.

Vuelve a la actualidad Chris Kyle a raíz de la película que sobre sus hazañas ha filmado Clint Eastwood y que tiene opciones para los Oscar de Hollywood. A pesar de mi admiración por el cineasta norteamericano y por algunas de sus películas que permanecen en mi retina (Bird, Million Dolar Baby y Mystic River) no sé si voy a decidir ir a verla.

el francotirador

Para nadie es un secreto el talante ultraconservador de Clint Eastwood y su apoyo acérrimo al partido republicano, aunque nada de todo esto se trasluzca en su cine, afortunadamente, y aunque así fuera no pasaría nada. John Ford sigue despertando mi admiración absoluta pese a que era un conservador a ultranza y muchas de sus películas sean un canto a la milicia. Pero en el caso de American Sniper, en España titulada El francotirador, me temo que Harry El Sucio ensalce al personaje con el adjetivo de patriota según he leído en las reseñas que sobre la película han ido apareciendo.

La hazaña de Chris Kyle era eliminar enemigos, hasta 250, razón por la que fue condecorado. Mataba malos, según ese simplismo norteamericano que tanto detesto. Matando a esos malos, salvaba a los buenos. Los buenos eran los que habían invadido Irak, bombardeado a su población, destruido un país quizá para siempre. Pero todo en esta vida es un punto de vista. Los malos para los sanguinarios psicópatas del Estado Islámico son esos pobres occidentales que caen en sus manos y degüellan como corderos, mirando a La Meca, y por eso no pestañean cuando rebanan el cuello de sus víctimas.

Las guerras son brutales y estúpidas y las declaran los que nunca van a ellas. Las guerras, últimamente, se han hecho para enriquecer a corporaciones, simple y llanamente, o por situar peones estratégicamente en el tablero mundial. No hay cosa más absurda que matar a un tipo, con el que a lo mejor te tomarías una cerveza, porque está en la trinchera contraria. Pero dentro de la brutalidad que todo conflicto bélico conlleva, el francotirador tiene un plus de bestialidad añadida. Él observa atentamente por la mira de su rifle, selecciona a su víctima, la ve durante los segundos que va desde que sitúa su cabeza en el visor de su arma y aprieta el gatillo. Lo caza. De alguna manera no mata a desconocidos y, además, lo hace con una insoportable sangre fría. De francotiradores eficaces estaba llena la guerra de los Balcanes, tipos que disparaban primero a los niños, luego a las madres que acudían en socorro de estos y más tarde a las padres, siguiendo una lógica asesina endiablada, y lo hacían porque ellos, los francotiradores serbios, eran los buenos, y los civiles bosnios, los malos. Punto de vista, siempre.

Puede que Clint Eastwood, un tipo que tiene un talento inmenso cuando se le pone un buen guion delante, hasta humanice al desaparecido Chris Kyle y consiga que el espectador empatice con él. También se hizo una película sobre Richard Kuklinski, El hombre de hielo, que asesinaba, y mucho, superando incluso la cifra de Chris Kyle, para que los suyos, su esposa amantísima y sus tres hijos, tuvieran una vida más digna y acabó sus días no condecorado sino en una penitenciaría. Para ambos, para Kuklinski y para Kyle, sus víctimas eran absolutamente prescindibles y como no merecían vivir las sacaron del mundo.

¿Fue Chris Kyle, alguien que hizo de la muerte su profesión, un patriota? Tengo mis dudas. Quizá vaya a ver la película de Clint Eastwood para salir de ellas.

© 2015, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorLa ciudad de los escritores sintecho
Artículo siguienteLA PREGUNTA. Poema de Yosie Crespo.
José Luis Muñoz

José Luis Muñoz

Salamanca (1951) Estudió Filología Románica en la Universidad de Barcelona durante los años de las revueltas estudiantiles contra la dictadura franquista y militó en grupos de oposición democrática hasta la muerte de Franco. Es escritor, novelista, articulista, apasionado del cine y viajero. Aunque ha incursionado en casi todos los géneros literarios ? el fantástico, el erótico y el histórico ?, el que más ha frecuentado ha sido el género negro, siendo uno de sus más
genuinos representantes en España. Como articulista de opinión ha publicado numerosos escritos y columnas en los diarios El Sol, El Independiente, El Observador y El Periódico, entre otros, y reportajes en las revistas GQ, DT y Cinemanía. Escritor vinculado a la Semana Negra de Gijón, desde sus inicios, ha dictado también conferencias en universidades de Latinoamérica e intervenido en diversos foros literarios, siendo su presencia habitual en la Semana Negra de Gijón que organiza el escritor hispano mexicano Paco Ignacio Taibo II. Tiene en la red el blog literario LA SOLEDAD DEL CORREDOR DE FONDO. La Soledad del Corredorde Fondo , que lleva contabilizadas 140.000 visitas.  Entre los numerosos premios literarios que ha obtenido a lo largo de su carrera destacan el Tigre Juan, el Azorín, La Sonrisa Vertical, Café Gijón y Camilo José Cela. Simultánea la escritura de novelas y libros de relatos ? LA LANZADORA DE CUCHILLOS (Icaria, 1989), UNA HISTORIA CHINA (Editorial Koty, 2000) y VIAJEROS DE SI MISMOS (Brosquil, 2006) ? con reportajes de viajes para las más prestigiosa revistas del ramo como Traveler y Viajes National Geographique, entre otras. Sus obras han sido traducidas al búlgaro, checo, italiano y francés.