Por Vice-Versa Magazine y Mariza Bafile

@ViceVersaMagaz

La diatriba entre Gobierno y oposición en Venezuela, lejos de suavizarse, se vuelve cada día más áspera y dura. Si por un lado la oposición, cohesionada en la Mesa de la Unidad (MUD), organización que trata de contener las diferencias inevitables entre los partidos que la conforman, pide con firmeza que se trace un camino para la realización de un Referendum Revocatorio antes del 10 de enero de 2017, el Gobierno, a través del Consejo Supremo Electoral (CNE), trata de aplazarlo, hasta después de esa fecha, para que sea, eventualmente, el vicepresidente quien asuma el control del país. Un cambio aparentemente gatopardiano pero que, al mismo tiempo, agudizaría las guerras internas en el chavismo que ya han creado fracturas profundas pero aún controladas.

En el medio está una población que sufre las consecuencias de los desaciertos de una política económica que, desde hace muchos años, ha estado centrada en el presente, sin visión de futuro ni mucho menos previsión para enfrentar posibles caídas de los precios del petróleo.

El ex Presidente Hugo Chávez utilizó los ingresos petroleros para afianzar su posición dentro y fuera del país, agudizando el mal antiguo de la corrupción y el actual Presidente Nicolás Maduro, apresado entre la memoria endiosada de Chávez y las guerras internas en el chavismo, no ha tenido la capacidad ni la posibilidad de tomar las decisiones, dolorosas pero necesarias, que habrían podido empezar a frenar la caída vertical del país.

La política domina y mata la economía, la vida se hace cada día más difícil para los ciudadanos obligados a la humillación de colas y control de documentos para adquirir bienes de primera necesidad y medicinas, mientras asisten impotentes a un grave deterioro de su calidad de vida. Es el mismo mal que, en otras épocas, padecieron muchos países de América Latina pero del que se sentían inmunes los venezolanos, máxime después de más de un decenio de precios altísimos del crudo…continúa leyendo aquí

© 2016, ViceVersa Magazine. All rights reserved.