Susana Vallejo: “No hay un gran Mal (con mayúsculas), sino que los actos más terribles los cometen las personas más normales”

#Susana Vallejo (2)Susana Vallejo (Madrid, 1968) es escritora, licenciada en Publicidad y Relaciones Públicas, y experta en Comunicación. Trabaja en esta área en una multinacional de Barcelona donde vive desde 1994. En 2011 ganó el Premio Edebé de Literatura Juvenil con El espíritu del último verano. Además, fue finalista del Premio Internacional de Ciencia Ficción y Literatura Fantástica de ediciones Minotauro en 2008 y 2013, y del Premio Jaén con la saga fantástica Porta Coeli en 2007. Entre sus obras destaca, además, Calle Berlín, 109. Ahora, acaba de publicar uno de sus relatos en 666, una antología editada por Suburbano Ediciones. Se trata de Tuyo, Friedrich.

¿De qué tinieblas nos habla Tuyo, Friedrich?

De las más terribles de todas; las que habitan en cualquiera, en una persona normal y corriente, amante de su familia, de la belleza, de la vida… Las que pueden aflorar en determinadas circunstancias, simplemente porque ese «cualquiera» cumple órdenes o porque quiere cumplir con su trabajo de la manera más eficiente.

Su relato parece vinculado con el concepto sobre la banalidad del mal, acuñado por  Hannah Arendt en Eichmann en Jerusalén. Incluso aparece un personaje llamado Hannah, que entiendo que es un homenaje a la teórica política alemana, ¿verdad?

Sí que lo es. Al plantearme la idea principal del relato, solo podía pensar en eso: en que no hay un gran Mal (con mayúsculas), sino que los actos más terribles los cometen las personas más normales, celosas de su trabajo, eficientes, responsables, funcionarios que no se plantean el sentido de lo que hacen, sino que simplemente obedecen órdenes y cumplen con los plazos previstos.

Según se desprende de su relato, el diablo como tal no existe, pero todos podemos serlo en determinadas circunstancias. ¿Qué hace que una persona del montón, incluso buena, actúe con maldad?

El miedo en muchas ocasiones. Lo vemos cada día en nuestra realidad actual: con la crisis, el miedo a perder el trabajo hace que unos compañeros pisen a otros y rueden cabezas metafóricas. Pero otras veces se trata de causas más banales: simplemente cumplir con un plazo y obtener por tanto una paga extra o un bonus, el sueño de un coche nuevo, un yate, o incluso el simple reconocimiento, una medalla… Esa circunstancia puede ser cualquiera y eso, precisamente eso es lo que me aterra.

Según publicó el psicólogo social Philip Zimbardo en su ensayo El efecto Lucifer. El porqué de la maldad ciertos sistemas y situaciones pueden hacer que el doctor Jekyll se transforme en míster Hyde y señaló a la administración Bush, como uno de los ejemplos más manifiestos de ‹‹maldad administrativa››. Bajo su punto de vista, ¿dónde se localiza en la actualidad esa maldad sistemática capaz de convertirnos en demonios?

Ahí mismo: en el miedo a perder lo que se tiene y en la codicia por obtener más. Detrás de cada bonus, coche nuevo, yate, nuevo móvil o pequeño y grande sueño consumista.

¿Por qué ha recurrido a la escritura epistolar para contar su historia?

Me interesaba la voz del protagonista y que el lector empatizase con él y conociera su alma y su punto de vista, igual que lo conoce su mujer, Hannah. Pero también me inspiró algo que leí. Se habían descubierto las cartas que Himmer escribió a su familia… Era el enfoque perfecto para el relato.

Bajo su aparente sencillez formal, su relato oculta una auténtica carga de profundidad.  ¿Cuál era el efecto que esperaba provocar en el lector de Tuyo, Friedrich, el relato que cierra 666?

Un efecto devastador, triste y terrible. El mismo que sufrimos todos al saber que personas normales han llevado a cabo auténticas barbaridades. Me gustaría hacer pensar al lector que cualquiera puede ser un «diablo» real.

666_-_carmen_jimenez