“—no, no sentí: pasó, rauda, la Palabra.”
(Octavio Paz)

En 1951 aparece ¿Águila o Sol?, obra del poeta Octavio Paz, en donde el autor ensaya sobre su misma escritura y la creación literaria. Paz, poeta de largo aliento y metáforas de arquitectura semántica complicada, manifiesta en este libro de escritos reflexivos e imaginativos la capacidad recreadora del lenguaje, de sus formas y la manera en que el mismo lenguaje puede transgredir la poesía. Preocupado siempre por los opuestos, el oxímoron, su poética se centra en la explicación de la realidad histórica tanto de México como el mundo, desde una perspectiva metafísica. La creación poética se convierte entonces en una aproximación al lenguaje más puro, al original, en el sentido de regreso hacia sí mismo y a la vida en sí.

Anderson Imbert, menciona acerca de él, lo siguiente: “El éxtasis místico, la experiencia sexual y la expresión poética le abrían las tres vías para alcanzar la indisoluble unidad de los contrarios. En la poesía el hombre se encuentra a sí mismo en el acto de arrojarse a lo que le trasciende. La imagen es, pues, un conocimiento del Ser” . Paz siempre abogó por el arraigo de las palabras y el desarraigo de ellas en la escritura, por lo que el fenómeno poético ha de trasladarse a las últimas consecuencias tanto como a las primeras. ¿Qué es esto? En el acto de escribir existen diferentes motivos que han de provocar posteriormente la recreación literaria. Así, por ejemplo, Paz menciona en el prólogo a la obra puesta en reflexión lo siguiente: “Comienzo y recomienzo, y no avanzo. En las letras fatales, la pluma retrocede: una prohibición implacable me cierra el paso” .

Por tanto, en él se refleja permanentemente la preocupación por la escritura y el efecto lingüístico-semántico que pueda provocar. Sin miedo a aventurarme, considero al poeta como uno de los intelectuales mexicanos que más se preocuparon por tratar de entender la escritura desde su primera concepción, que es el lenguaje, y de ahí partir hacia los temas, en particular, su propuesta poética por descifrar el mundo metafísico de las ideas en torno a la cultura, la historia, la misma literatura en su expresión más contundente, es decir, aquello que hace a la poesía propia y única, desde donde proviene, el ser humano. Paz abogó por la condición humana y sus manifestaciones primeras, por ejemplo, el amor y el desamor, la muerte y la vida, el bien y el mal, la política y lo apolítico; en otras palabras, siempre pensó en el acto de escribir en un concepto –y sus significados- sin dejar de soslayo “los contrarios”. En ¿Águila o Sol? se vislumbra a un poeta que ensaya sobre su misma poesía, en tanto que su forma aquí manifestada es la prosa poética e incluso el ensayo. Vemos un universo del lenguaje construido de tal forma que, así visto, el personaje central es el poeta que piensa, que camina por el mundo de la palabra. Ésta se convierte en un devenir y en un regreso, pues ‘ensaya’ su escritura a través de una lectura en pleno goce de facultades ontológicas, que vuelven a la pregunta que se hace un escritor: “¿sobre qué escribir y para qué?”.

En este sentido, Paz estudió como un todo el lenguaje, como un territorio vasto y virgen a sabiendas de la existencia de una tradición literaria universal; sin embargo, el proceso y el método que hace distinta la escritura en cada poeta –ya sea novelista, dramaturgo, poeta, cuentista- es su estilo, el cual se enfoca en desentrañar el objeto como modo de operación lingüístico en el que la lengua y sus cinco niveles del lenguaje se desglosan: sintáctico, semántico, morfológico, fonético y gramático. A mi juicio, Paz contempló a la palabra en su expresión total, sacó provecho de ella y produjo -variando en las temáticas- poemas cuya riqueza literaria y cultural en la poesía contemporánea son canónicos. Quizá su libro ¿Águila o Sol? no sea visto como la obra fundamental del nacido en Mixcoac, pero en él hay un significado mutuo que se entrelaza en varios pasajes de su obra total.

En su estancia en la India como embajador, la poética paciana dio un giro fundamental en el lenguaje. Para él, la palabra enuncia significados múltiples aunque ésta no sea mera poesía. El universo lingüístico que hay, por ejemplo, en El mono gramático, la palabra es en sí una muestra del proceso creador desde una perspectiva metafísica. Ya en ¿Águila o Sol? Paz manifiesta su preocupación por ir más allá del significado del lenguaje, sino por ir a las profundidades, desentrañando así el origen de la escritura y el habla, ésta última como su manera de expresión principal.

BIBLIOGRAFÍA

Paz, Octavio. Libertad bajo palabra (¿Águila o Sol? -221-297), Ed. Cátedra, Madrid, 7.ª edición, 2007, pp. 376.
Anderson Imbert, Enrique. Historia de la literatura hispanoamericana II, Ed, FCE, México, 1979, pp. 511.

 

© 2018, Luis Estrella. All rights reserved.

Compartir
Artículo anterior#LetrasEnElPancracio: Ciudades desde el alcohol
Artículo siguienteEntrevista a Inti Briones
Luis Estrella (Ciudad Mante, Tamps). Es escritor y poeta, licenciado en Letras Hispánicas por la UANL. Figura en el libro de cuentos Calidoscopio (2005), publicado por la Facultad de Filosofía y Letras de la UANL, con el cuento “La muerte de Emilio”. En poesía con La vida que pasa (Diáfora, 2013). Ha publicado las novelas Después de la niebla (Nómada, 2015) y Los 70´s después de Cristo (Resolana, 2016). Trabaja en su tercera novela. Ha colaborado en diversas revistas y periódicos, así como en diversos proyectos culturales que difunden la lectura; fundó la revista literaria La Llave (2014-2015). En la actualidad es redactor editorial en la revista Diario Cultura, donde mantiene una columna. Labora en Playful, una agencia consultora de business innovation como Copywriter creativo y redactor de contenidos.
Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...