Produce alarma y bochorno comprobar el nivel de frivolidad de nuestra sociedad en referencia a tres noticias estúpidas y banales, que no deberían ocupar la atención de los telediarios, pero que sin embargo tuvieron una sonora presencia en medios de comunicación de los llamados solventes, y no hablo de cadenas privadas sino de estatales y públicas. Estos tres sucesos, los tres del ámbito privado que así quedarían de no ser que sus protagonistas son muy mediáticos, han eclipsado acontecimientos dramáticos como la cruenta guerra de Ucrania, enquistada, a la que nadie parece ponerle punto final.

Comenzamos esta crónica de la frivolidad con que el Premio Nóbel de Literatura, el peruano nacionalizado español Mario Vargas Llosa, se hartó de su esposa, la filipina caza fortunas Isabel Preysler, y abandonó su domicilio conyugal para siempre. Dimes y diretes sobre los motivos de la ruptura tras más de un lustro de matrimonio y elucubraciones sobre las posibles causas han saltado por doquier. Como lector y admirador del peruano, aunque no coincida con su pensamiento ultraconservador que desvaría tanto como para preferir la victoria de Bolsonaro en Brasil, he de decir que la noticia me congratula. Lejos del esplendor de la jet set, en la que el escritor de La ciudad y los perros se había instalado, según él como entomólogo, sin encajar mucho en ese ambiente vacuo, quizá aún pueda facturar alguna obra maestra para la literatura. Los analistas del corazón ya vieron un indicio de esa ruptura en un relato que publicó el autor hace algunos años y en el que su protagonista, y alter ego, se lamentaba de haber reflexionado con sus genitales en vez de con su cabeza cuando abandonó a su esposa de toda la vida y la cambió por la frívola viuda oriental cuyo currículo de maridos ilustres y adinerados no tiene parangón.

Seguimos con la crónica amarilla. El príncipe Enrique, duque de Sussex, la oveja negra y díscola de la nada ejemplar familia real británica, decide hacer caja publicando sus memorias con el título En la sombra, que mucho me temo sea un bestseller. ¿Memorias un tipo con 38 años? Para calentar motores y sacar el máximo rendimiento posible, el hijo de la princesa Diana concede entrevistas en donde avienta los trapos sucios de la familia real, carga contra su supuesto padre, que tiene dudas más que razonables sobre su paternidad, y contra su hermano mayor, el heredero al trono. El duque de Sussex que, no sé si recordarán, tuvo el mal gusto de ponerse el uniforme de oficial de las SS en una fiesta de disfraces, alardea en el libro de haber ido de voluntario a combatir a Afganistán y haberse cobrado la vida 25 talibanes, como si fueran piezas de cacería, lo que ilustra sobre su catadura moral y escasa inteligencia. En la sombra apareció en España al mismo tiempo que en Inglaterra y le reportará pingües beneficios por si su padre, el rey Carlos de Inglaterra, toma la decisión de desheredarlo, cosa que yo haría en su lugar.

Tercer acto de esa crónica amarilla y rosa. La cantante colombiana Shakira, movida por la infidelidad que terminó con su relación, lanza una canción en la que carga contra su exmarido, el futbolista del Club de Fútbol Barcelona, Gerard Piqué, contra la nueva novia del futbolista, a la que compara con un Twingo y un reloj Casio mientras ella es un Ferrari y un Rolex,  y hasta con la suegra, y se convierte de inmediato en un éxito internacional, en lo más escuchado del momento. Pocos reparan en que la canción, además de sencillamente infumable musicalmente hablando y con una letra sonrojante, es muy poco elegante, más teniendo hijos en común que seguramente la tendrán que escuchar y soportar.

Estos tres acontecimientos, por llamarlos de alguna manera, han copado durante la segunda semana de enero todos los informativos de mi país, y mucho me temo que de otros muchos. Esto es el espejo de una sociedad cada vez más frívola y estúpida, en donde no es extraño que se produzcan fenómenos como los de Bolsonaro o Trump.

 

Relacionadas

Suburbano Ediciones Contacto

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
WhatsApp
Reddit