Glosario maldito de “ismos”

EGlosarioInfernaldntre la infinidad de “posteos” que circulan por las redes sociales, uno que surgió después de la Copa Mundial Brasil 2014 me llamó particularmente la atención. Leía No confundas: Sexo con amor. Fútbol con tu país. Religión con Dios. Internet con la vida.

Si tan sólo fuera así.

Las muestras de nacionalismo desplegadas durante los recientes partidos de fútbol puede que lucieran y sonaran conmovedoras, simpáticas. Hasta de esperarse. Pero del amor patriótico y de la caballerosidad y la nobleza del deporte, al menosprecio de otros y a la burla y al insulto en las competencias, hay un silbato de árbitro.

Se puso de moda, por ejemplo, gritar el denigrante “puto” al arquero en los saques de meta. Y ni hablar de algunos fanáticos embadurnados con betún tipo “blackface” para mofarse de las personas de tez oscura, o hinchas que portaban símbolos del neonazismo.

Bastaba con leer los comentarios de usuarios (portando seudónimos en su mayoría), en medios informativos digitales para ver cuán lejos estamos muchos de saber lo que es ganar con humildad y perder con dignidad.

Pero, tranquilos muchachos, que el fútbol no es campo exclusivo de los atavismos retrógrados. Sólo tenemos que pensar en cualquier conflicto, desde una pelea de barrio hasta alguna guerra que amenaza con volarnos a todos, para darnos cuenta que pocas palabras que terminan en “ismo” tienen algo de bueno. Por más que parezca lo contrario.

Claro que como en todo, hay excepciones. Y eso incluye al fútbol. Aún así, me pregunto si la periodista Barbara Ehrenreich no tuvo razón al escribir en su ensayo Cultural Baggage, que sería mejor decir simplemente que uno forma parte de la raza humana y echar a la basura todo ese bagaje cultural que llevamos a cuestas. Botar todos nuestros “ismos” al abismo.

Empecemos, pues, a hacer inventario de algunos de ellos aquí para ver si los mandamos de vuelta al infierno:

  1. Absentismo: estar físicamente presente junto a alguien, pero mentalmente absorto en una red social, tableta, o teléfono inteligente.
  2. Alcoholismo: brindemos por su erradicación.
  3. Analfabetismo: de lo que padecen quienes leen pero no quieren entender.
  4. Bilingüismo: learn to speak at least one language properly, please.
  5. Capitalismo: lo que lleva a unos pocos a la riqueza.
  6. Comunismo: lo que lleva a unos pocos a la riqueza.
  7. Cretinismo: la filosofía de los enemigos de Darwin.
  8. Chavismo: jajá, qué buen chiste.
  9. Desnudismo: siempre se desviste quien menos debe.
  10. Egoísmo: si lo hago yo, no es malo, si lo haces tú, uff, vergüenza te debe dar.
  11. Exhibicionismo: inclúyanse aquí todas las religiones.
  12. Fanatismo: el refugio de los que optan por no pensar.
  13. Gigantismo: dimensión característica de las meteduras de pata de los políticos.
  14. Heterosexualismo: tanto defender al matrimonio para que después más de la mitad de los casamientos terminen en divorcio.
  15. Homosexualismo: ¿por qué deben ser los heterosexuales los únicos que tengan el monopolio sobre la miseria que viene después de la boda? Que se case y que sufra el que quiera.
  16. Idealismo: vea el término siguiente.
  17. Idiotismo: vuelva al término anterior.
  18. Jingoísmo: virus del que sufren quienes todavía defienden al Drácula del fútbol Luis Suárez.
  19. Kantismo: antigua virtud hoy casi inexistente de Kantar las cosas por su nombre.
  20. Lesbianismo: vea el punto no. 15.
  21. Liberalismo: ser conservador para lo que a uno le convenga.
  22. Monoteísmo: creo que es hora de sacarme un “selfie”.
  23. Narcisismo: la única industria en crecimiento hoy día.
  24. Oportunismo: aprovéchelo lo más que pueda.
  25. Periodismo: sinónimo de extinción.
  26. Protestantismo: protestar por todo, menos por lo importante.
  27. Racismo: quienes lo practican lo equiparan al racionalismo cuando en verdad ellos son ejemplo de obscurantismo.
  28. Salvajismo: define a los que no piensan como nosotros.
  29. Tecnicismo: trampa, salvo cuando nos puede ayudar.
  30. Urbanismo: aplíquese sólo si puede pagar la propiedad en efectivo.
  31. Vandalismo: participación ciudadana.
  32. Vulgarismo: el léxico de hoy día.
  33. Yoísmo: mi vida va y viene como un yoyo. Lo demás no importa.
  34. Zoologismo: porque somos un insulto para los animales.