Fiestas de Taos: danzas en honor al Señor Santiago

TaosDurante la celebración de las Fiestas de Taos, y tal como ha sucedido cada mes de julio durante los últimos diez años, el grupo de danza azteca Izcalli In Nanantzin, dirigido por su Capitana Tanya Vigil, realizará su fiesta de velación en honor al Señor Santiago en la noche del viernes 17, y una danza celebratoria el día siguiente, sábado 18.

La velación se hará en el gimnasio de la iglesia de San Francisco de Asís, donde se reunirán, como de costumbre, un nutrido grupo de danzantes y sus familias. Muchos vienen de México especialmente para esta celebración; otros llegan de Colorado, California, Santa Fe y Albuquerque.

Los asistentes a la velación pasan la noche en el gimnasio entonando alabados (cantos típicos de esta fiesta) y rezando.

Muchos llevan ofrendas al altar.

El altar es el centro de la velación, por eso se adorna con flores y velas, además del estandarte con la figura de Santiago, que es, con Santa Ana, uno de los santos patronos de Taos.

“La velación es una oportunidad no sólo para rezar y hacer ofrendas, sino también para reflexionar sobre nosotros mismos, nuestra fe y los seres queridos que ya no están con nosotros,” dice Vigil.

La danza como ofrenda

El sábado los danzantes irán a la capilla de la Iglesia de San Francisco, donde participarán en la misa.

Después de la ceremonia dentro de la iglesia, los danzantes van al patio central y allí, durante más de dos horas, bajo el sol, ofrecen sus danzas y sus cantos como una plegaria.

“En la danza azteca usamos la música y nuestro propio cuerpo como una oración personal,” explica Vigil.

Uno de los danzantes es Chanda Valadez, nativo de la Ciudad de México y actualmente miembro de Izcalli In Nanantzin.

“La presencia de Chanda ha sido muy importante para incorporar más tradiciones méchicas a nuestras ceremonias,” dice Vigil.

La evolución del grupo

El primer grupo de danza azteca de Nuevo México se formó en Taos en 1981. Vigil fue una de sus fundadoras y lo llamó Grupo Taoseño.

“En aquella época yo no sabía mucho sobre las tradiciones ni las ceremonias,” explica. “El grupo nació de un deseo puro de practicar la danza azteca, pero necesitábamos más conocimientos sobre lo que hacíamos.”

El conocimiento les llegó inesperadamente en 1986, cuando asistieron a una celebración en la reservación de Pima, en Phoenix, Arizona.

Fue allí donde conocieron al Capitán Moisés González Barrios, que se convirtió en el maestro y el guía espiritual del grupo.

El danzante azteca, originario de la Ciudad de México, admitió que se encontraba “muy desilusionado” por el hecho de que muchos grupos de danza en Estados Unidos no seguían el protocolo correcto para las ceremonias.

A fin de instruir a sus integrantes, invitó a Grupo Taoseño a Querétaro para que aprendieran de las tradiciones milenarias de la danza que aún se conservan en esa región de México.

“Así, Moisés nos abrió la puerta a un camino de fe por el que hemos seguido avanzando desde entonces,” dice Vigil. “Siempre le estaremos agradecidos por su ayuda.”

La mesa y el estandarte

Como explica Juanita Jaramillo-Lavadí, otra miembro fundadora del grupo, la asociación con la Mesa Central de Querétaro resultó fundamental para el desarrollo posterior del grupo.

Una mesa es una red de grupos tradicionales de danza azteca. En México existen varias, en distintas regiones. La de Querétaro tomó bajo su amparo a Grupo Taoseño y les otorgó un estandarte que todavía mantienen como símbolo de la agrupación.

En el estandarte se ve al Señor Santiago de los Cuatro Vientos sobre un fondo rojo.

“El rojo simboliza el sacrificio, la sangre y también las ofrendas,” dice Vigil.

Por su parte, los Cuatro Vientos corresponden a la Virgen de Guadalupe, El Señor de Chalma, la Virgen de los Remedios y El Cristo de Sacromonte. Todos están representados en el estandarte.

“Nuestro grupo fue el primero de todos los que existen en Estados Unidos en recibir un estandarte de una mesa de México,” dice Vigil.

Pero aquello fue sólo el comienzo.

Más adelante, Vigil invitó a González a visitarla en Taos, y su llegada a Nuevo México marcó el inicio de una nueva etapa para todos los danzantes de aquí.

“Nos enseñó muchos de los rituales y las canciones que usamos hoy día,” dice Vigil.

Algo muy importante que sugirió González fue cambiar el nombre del grupo a Izcalli In Nanantzin, que significa Resurgencia de Nuestra Madre Tierra. En ese momento Vigil fue nombrada capitana.

“Los grupos de danza azteca tradicionales funcionan como unidades militares,” dice. “Somos como guerreros espirituales que defendemos nuestras tradiciones y nuestra fe.”

Además de capitanes hay otros grados, desde sargentos hasta generales, y la jerarquía se mantiene escrupulosamente. La disciplina es un elemento muy importante en la danza ceremonial.

Por lo demás, las Fiestas de Taos continúan con la coronación de la Reina y la presentación de la Corte Real.

La Misa de las Fiestas y la Coronación de la Reina se llevarán a cabo también el viernes 17 de julio, en la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe.