#DetrásDePágina: Francisco Laguna Correa

“Antes de emigrar, mi relación con la lectura de textos literarios era más inocente y por eso mismo más fructífera en términos imaginativos. No soy el mismo lector que era antes de emigrar”.  Desde hoy Francisco Laguna Correa se suma al catálogo de nuestra editorial SED, con la novela Ortodoxa, conoce un poco más sobre él en las siguientes líneas.


¿Cuál es el mejor libro que has leído recientemente y por qué?

Creo que To Our Friends de El Comité Invisible es el que más me ha atrapado en los últimos meses. Se trata de una serie de ensayos escritos de forma colectiva que resuenan como manifiestos en contra de los abusos económicos de los mandamases globales de nuestro tiempo. También las memorias literarias del keniano Ngugi Wa Thiong’o, Dreams in a Time of War, me ha gustado por el tejido poético de la prosa y porque el autor es capaz de mostrar imágenes de su infancia a través de la perspectiva de su madre y abuela.

¿Qué es lo más interesante que has aprendido de un libro últimamente?

Hace poco leí de forma simultánea Women & Power de Mary Beard, Dolerse de Cristina Rivera Garza, y también Men Explain Things to Me de Rebecca Solnit. Lo que aprendí con estas lecturas, entre varias cuestiones palpitantes, es que hay una relación profundamente cultural entre los géneros discursivos/narrativos y el desvanecimiento de la verdad.

¿A qué autores contemporáneos te gusta leer?

Thomas Bernhardt y Witold Gombrowicz siempre me han parecido contemporáneos y me gusta leerlos. También me gusta leer a Yuri Herrera y Nellie Campobello.

¿Cuál es el mejor libro que te han regalado?

Cuando tenía seis o siete años, mi mamá me regaló por equivocación Fábulas pánicas de Alejandro Jodorowski. Recuerdo que me escondía en las noches para hojearlo y leer aquellas fábulas casi incomprensibles, pero la conjugación de las ilustraciones con los títulos de las fábulas me hacía creer que era un libro para adultos y no para niños.

¿Qué géneros no te interesan o no te gustan leer?

Lo que aquí en USA llaman “fantasy”, los manuales de aspiradoras y los ensayos de estudiantes de primer año me parecen soporíficos e incluso me dan dolor de cabeza.

¿Si no fueras escritor qué serías?

Hoy creo que sería veterinario o conductor de tráilers.

¿Cuál consideras que es el tema u obsesión que más te gusta explorar desde la lectura?

Las lecturas del pasado que me acechan están todas relacionadas con últimos encuentros y desencuentros; las pasiones socavadas y el amor imposible son temas que también busco en mis lecturas. Muchas imágenes y escenas de Los inconsolables y Never Let Me Go de Kazuo Ishiguro, por ejemplo, con frecuencia me persiguen incluso en sueños.

¿De qué manera se ha visto afectada –o cómo ha cambiado- tu lectura por el hecho de vivir en un país ajeno? ¿Sientes que eres el mismo lector que eras antes de emigrar?

Con frecuencia me parece que mis migraciones (durante los últimos quince años he sido incapaz de residir en un mismo sitio por más de tres años) han debilitado mi capacidad de asombrarme con y en la lectura. Antes de emigrar, mi relación con la lectura de textos literarios era más inocente y por eso mismo más fructífera en términos imaginativos. No soy el mismo lector que era antes de emigrar; cada vez tengo menos paciencia cuando comienzo a leer un libro: antes rara vez no terminaba de leer un libro comenzado, hoy es raro que lea un libro de principio a fin…

¿Qué libro tienes sobre tu mesa de noche actualmente?

Mi mesa de noche es un relajo, hay una pila de libros no sólo de literatura: Teach Students How to Learn de Saundra Yancy McGuire, Violent Borders de Reece Jones, Ordinary Affects de Kathleen Stewart, Piezas secretas contra el mundo de Carlos Labbé, entre otros.

¿Cuál va a ser tu próxima lectura?

El canto circular de Adán Medellín y una historia reciente de Sicilia.

 

© 2018, Suburbano. All rights reserved.

Compartir
Artículo anteriorLa masacre de Santa Fe
Artículo siguienteSer y fluir como río amazónico: poesía de Thereza Kolbe
Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...