a.m.

bolsas de plástico aletean entre las púas,

el sol se estrella

contra la luz del movimiento,

sirenas verde amarillo rojo,

sórdidos motores en ida y vuelta.

Todo está en silencio cuando el mundo no

nos habla a nosotros.

En mi sombra un insecto equivocado

se refugia de un graznido.

 

p.m.

desde las negras calles

resonancias de la tarde todavía,

 

grillos ecan

al titilar de las estrellas,

 

para ofuscar a su presa

silba una lechuza,

 

roe al aire el abanico

arrullando el dormitorio:

las cosas crujen su añoro por la voz del día,

equivocado me refugio en el conticinio.

El silencio es la sombra del sonido,

no su ausencia.

solo ruido

que va

de

regreso.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pocket
Pocket
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Copyrighted material by the author.