Premio Planeta 2021: cuestión de sexo.

 

 No voy a hablar del cruising, esa modalidad de sexo con extraños que hace furor en las dunas de Maspalomas, Islas Canarias, España, en la que un señor o señora, tal como vinieron al mundo, se adentran en el arenal, y hay señores o señoras también desnudos (el tiempo apremia), que los esperan en unos matorrales para acoplarse e intercambiar placenteros fluidos y luego, si se cruzan vestidos en el asfalto ni se saludan, sino de un estúpido escándalo mediático surgido en torno a la concesión del último premio Planeta, el mejor dotado (aquí también hay una connotación sexual) de la literatura universal, en el caso de que estemos hablando de literatura y no de otra cosa.

     Las cosas hay que ponerlas en su contexto. A nadie se le escapa que el premio Planeta, salvo contadas excepciones, es un premio dado de antemano, cocinado en las antesalas de los agentes literarios de turno, y que si algún inocente escritor se presenta a él creyendo que un jurado ecuánime va a juzgar su obra es que es un pazguato. Los escándalos en la historia del premio Planeta darían para rellenar las páginas de un libro chusco. Un Nobel en secano plagió el argumento de una de las novelas presentadas a concurso; a otro se lo dieron para ver si saldaba una deuda contraída; otro lo recibió de refilón porque el que había de ganar no tenía la novela acabada; hubo un miembro del jurado que mandó el premio a la mierda y lo situó en su justa medida (Juan Marsé, pero cuando ya lo había ganado) y muchas más anécdotas de las que ya no me acuerdo. Incluso hubo un buen amigo mío, Francisco González Ledesma, que lo ganó cuando el premio no estaba tan bien dotado.

     El Planeta, y su cena, a la que creo que asistí, si la memoria no me falla, en dos ocasiones (y cené muy a gusto, todo hay que decirlo) es la fiesta anual que da la editorial que, ni por asomo, recupera lo que desembolsa en el premio pero le sirve para salir en los medios y rodearse del mundo de la cultura y, sobre todo, del mundo de la política: monarcas, alcaldes, ministros de cultura, presidentes de la Generalitat cuando no tenían ínfulas independentistas, etc. Una operación de marketing editorial genial que merece todos mis respetos aunque se disfrace de premio literario que, ya he dicho, no lo es.

     Este año la operación de marketing ha sido extraordinaria al “premiar” la novela La bestia de Carmen Mola y descubrir qué escritores, todos masculinos (Agustín Martínez, Jorge Díaz y Antonio Mercero), se ocultaban tras ese pseudónimo femenino que había cosechado tres importantes éxitos literarios de la mano de Alfaguara, el sello rival de Planeta. Algunos colectivos feministas, muy cortitos de miras, porque quien más quien menos ya sospechaba que allí había uno, dos o tres hombres metidos, se han echado al monte despotricando por el engaño y porque tres tipos muy machos hayan utilizado un nombre femenino. ¿Qué se han creído ellos? A raíz de este premio se ha abierto una polémica en la que algunos escritores masculinos se sienten marginados en un mundo editorial que busca escritoras y no escritores, y si no las hay, se las inventa. Mezclan churras con merinas los que hablan de los casos de George Sand, Isak Dinesen o George Eliot,  que se vieron obligadas a asumir ese rol masculino para ser publicadas en un mundo en donde reinaba un machismo cultural recalcitrante que no es el actual en el mundo editorial.

       El colectivo masculino Carmen Mola jugó sus cartas, parió tres novelas que fueron tres éxitos rotundos, se dejó comprar por otro sello editorial rival a cambio de desvelar públicamente su identidad y se ha repartido el jugoso premio Planeta. Los que se sienten engañados y perjuran que no van a leer más novelas suyas, que hay de los dos géneros, incluso los que amenazan con hacer una pira con su trilogía de éxito, pues allá ellos. Para mí la literatura carece de sexo y poco me importa que un libro lo haya escrito un hombre, una mujer, un travestido o un transexual. El conflicto, el carnaval orquestado en torno a esta simple operación de marketing empresarial, además de risa me ha abierto el apetito de leer uno de los bestsellers que una amiga me regaló y tengo arrinconado en la estantería: La novia gitana. Carmen Mola, seguramente, firmó su acta de defunción al desvelar su identidad, así es que La bestia, la novela ganadora, será su obra póstuma.

 

Relacionadas