Crónicas Ilegales

CRÓNICAS ILEGALES: Un banano en el mar…

No sé ni cómo llegué a la austera habitación múltiple del Deco Walk Hostel Club, de Miami Beach; solo recuerdo que la noche anterior estaba trabajando de

Amor Chichuahua…

Nunca me habían mirado de esa manera tan tierna… Era la mañana de uno de esos viernes grises, que son como para suicidarse. Sin trabajo,

La Corbata

La corbata se escapaba entre sus nerviosos dedos, retorciéndose como una sierpe de tela cuyas convulsiones aumentaban con cada nuevo intento de anudarla . Un

Maquillaje mortal…

Mi vida se parece a la pantalla ”touch screen” de mi teléfono chino: cada vez que quiero activar algo, la imagen se me mueve y

Lágrimas de joven verdugo

  Esa vez lloré. Me temblaba una rodilla y gotas de sudor recorrían mi espalda. Mis manos saltaban como atacadas por el Parkinson y mi respiración se

CRÓNICAS ILEGALES: Hotel Trampa Mortal…

”Tengo sueñito… llévame adonde quieras…” Yamisleidys, cubana coqueta, me tentaba con estas palabras mágicas desde el asiento de copiloto de mi viejo Volvo, en dónde

Silvio Rodríguez y la hamaca hawaiana

Ojalá Dios exista y un día se le pase la borrachera   Unos fortísimos latidos me despertaron, sentía que el corazón me iba a explotar

El diluvio que viene…

”Arjona es el maestro albañil de una obra en donde Sabina es el arquitecto”. Con esta sentencia pretendí terminar la discusión con Jimmy del Risco

No hay más notas

CRÓNICAS ILEGALES: Un banano en el mar…

No sé ni cómo llegué a la austera habitación múltiple del Deco Walk Hostel Club, de Miami Beach; solo recuerdo que la noche anterior estaba trabajando de

Amor Chichuahua…

Nunca me habían mirado de esa manera tan tierna… Era la mañana de uno de esos viernes grises, que son como para suicidarse. Sin trabajo,

La Corbata

La corbata se escapaba entre sus nerviosos dedos, retorciéndose como una sierpe de tela cuyas convulsiones aumentaban con cada nuevo intento de anudarla . Un

Maquillaje mortal…

Mi vida se parece a la pantalla ”touch screen” de mi teléfono chino: cada vez que quiero activar algo, la imagen se me mueve y

Lágrimas de joven verdugo

  Esa vez lloré. Me temblaba una rodilla y gotas de sudor recorrían mi espalda. Mis manos saltaban como atacadas por el Parkinson y mi respiración se

CRÓNICAS ILEGALES: Hotel Trampa Mortal…

”Tengo sueñito… llévame adonde quieras…” Yamisleidys, cubana coqueta, me tentaba con estas palabras mágicas desde el asiento de copiloto de mi viejo Volvo, en dónde

Silvio Rodríguez y la hamaca hawaiana

Ojalá Dios exista y un día se le pase la borrachera   Unos fortísimos latidos me despertaron, sentía que el corazón me iba a explotar

El diluvio que viene…

”Arjona es el maestro albañil de una obra en donde Sabina es el arquitecto”. Con esta sentencia pretendí terminar la discusión con Jimmy del Risco