Volver

Ninguna ciudad me inspira más que Buenos Aires. Será por sus olores. Por su olor a obra en construcción y a asado. Será por sus barrios: en Palermo las chetas no cambian, siguen siendo iguales a pesar del tiempo. Las veo en los cafés, igualitas que ayer, pero no: son las hijas. Idénticas a las …

Volver Leer más »