Acuse de recibo

 

Para esta entrega de El alma por el pie, un pensema de Harry Bimer.

 

Acuse de recibo

Una vez

envié un email

por las ondas

de la banda ancha

que atraviesan subterráneamente

mares

cielos

anonimatos

y

no me contestaron instantáneamente

porque estarían

muy atareados ajetreadamente

respondiendo

otras

palomas palabreras

fastidiosas

de esas que

te cagan cuando mirás para arriba

y entonces

qué hice

mandé otro

exigiendo que al menos

me notaran

pero

todo lo que vio el receptor

fue su pantalla

cubierta de cagadas de paloma.

 

De Harry Bimer. No hay tiempo para la poesía. Buenos Aires, Tantalia, 2011.

 

Y el pescador dijo: “Habla y abrevia tu relato

porque de impaciente que se halla mi alma

se me está saliendo por el pie”.

Las mil y una noches, “Historia del pescador y el efrit”.