abril 7, 2017

paramecio

  Elmiedo González vivía en paz con el mundo. Sus hermanos le tenían miedo. Su madre, su tía, el perro del carnicero. La sombra que

L

En los servidores del piso 91 habitan millones de consciencias digitalizadas con la esperanza de que un día la ciencia logre sembrarlas en cuerpos vivos;

paramecio

  Elmiedo González vivía en paz con el mundo. Sus hermanos le tenían miedo. Su madre, su tía, el perro del carnicero. La sombra que

L

En los servidores del piso 91 habitan millones de consciencias digitalizadas con la esperanza de que un día la ciencia logre sembrarlas en cuerpos vivos;