Levedades

Ocurre, cuando el agua se mueve. Cuando la cucharilla de un café humeante da vueltas en la taza alrededor de la duda, el apacible río moja con sus aguas nuestros pilares y los hace temblar. Convergen el ideal fantástico con la insoportable levedad del ser del escritor checo Milán Kundera.

¿Pasear por el borde del río, o sumergirnos en él? Es cuestión de peso, o levedad. De la nada que es el hombre sin el hombre, surge la necesidad del otro, pero que el otro nos acompañe, ¿es tan solo cuestión de interés? ¿Pueden ser los mismos intereses compartidos? Tan distintos…, tan iguales.

El lobo, el poeta, la escurridiza sirena, el raro, la joven, el básico, la sofisticada, el prudente, hasta un inocente cachorro, comparten una merienda junto al río. Piensan todos, que sus diferencias no serán obstáculo para disfrutar de un agradable día de campo. Seguro, que al final llegarán a casa contentos y hasta pudiera ser que alcanzasen algún acuerdo. Al fin y al cabo, el agua del río les queda un poco lejos, como en otro plano, y pueden verlo todo con cierta perspectiva.

A las dos doncellas no les asusta el agua y acaban de darse un baño en el río. El río es sólo agua que pasa, como pasan los días seguidos de sus noches y las noches seguidas de sus días. ¿Qué más da? Y mientras todo se mueve, ellas permanecen aletargadas en la hierba dejando secar sus cuerpos sobre una alfombra de irrealidades.

Eva, lejos de ofrecer su manzana a Adán, recapacita. Ambos beben de la misma sabiduría y saben que digan lo que digan, sus palabras les obligarán a mantener un compromiso. Extienden sobre el tapete todas las cuestiones a tratar, aprovechando que el viento es favorable y las mansas aguas siguen el curso de la corriente.

De lo que somos, somos también parte del otro y es conveniente para ambos, que el otro sepa que somos parte de él.

© 2017, . Opinions set out in this post are those of the author(s) and do not necessarily reflect the official opinion of Suburbano Ediciones.

Compartir
Artículo anteriorDiálogos de esperanza para un arrepentido inoportuno
Artículo siguienteEl día que el Malecón se fue: Capítulo 7
María Jesús Campos

María Jesús Campos

Mª Jesús Campos García, Málaga, 1962

Ilustradora y poeta

Libros

2012 Málaga_ De un tiempo a esta parte _ Poesía_ Ediciones Rubeo

2011 Barcelona_ Antología poética “Vilapoética” AA.VV._ Edit. Parnass

2010 Málaga_ Cuaderno 2    AA.VV_ Ediciones Rubeo

1997 Málaga_ Incluida en la Guía de Artistas Andaluzas_ Junta de Andalucía

?

Portadas / ilustraciones para libros

2008_El techo de cristal _ Edit. Asociación de mujeres por la Literatura y las Artes

2009_ Atmósferas _ Edit. Visión Libros

_ ¿Depresión?, No, gracias _ Edit. Corona Borealis

2010_ Cuaderno 2 _ Ediciones Rubeo

_ El Mundo de Aroa _ Edit. Caligrama

_ Y Colorín colorado… _ Edit. Archivo General de Ceuta

2011_ Cartel Feria del Libro Ciudad de Ceuta

_ El Hombre de Moguer _ Ediciones Rubeo

_ Cuando vivíamos aquí _ Edit. Punto y Seguido

_ Ver, comienza _ Ediciones Alvaeno y Casa Eolo

2012_ De un tiempo a esta parte _ Ediciones Rubeo

_ Para Mujeres _ Edit. Amnistía Internacional

_ Frases en el muro _ Edit. Octaedro

_ Pervertidos _ Edit. Traspiés

2013_Líneas paralelas_ Ediciones Albaeno

_ Desauciados, crónicas de la crisis_ Edit. Traspiés

_Cuentos para viajar lejos_ Ediciones Rubeo

_ I Ciclo Poesohail _ Ediciones Alvaeno

Revistas culturales: Poesía; Artículos Opinión; Ilustraciones

2000 online_ Utopía

2009- 2012 online_ Letras

2010-2011 online_ Semanario  Belianís

2011 online_ Terral

2011 online_ Transparencias

2013 online y papel_ Cuaderno del Rebalaje nº 20.

2010 online_ 3 D 3

2000 papel_ Utopía (Málaga)

1978 – 1986 papel _ La Corná  (Málaga)

?

Contacto

mjcampos62@hotmail.com

?

Blog: mjcamposblogspot.com (Amanece en la isla)

Web: http://mjcampos.herobo.com/index.html

Loading Facebook Comments ...
Loading Disqus Comments ...