“Whiplash”: Con la sangre en los platillos