Un golpe de 25 watts

Un golpe de 25 watts

Una vez me perdí en Montevideo. La ciudad se levantaba atrás de los balcones dejando ver a unos bebedores de mate. La noche anterior habíamos

Un golpe de 25 watts

Una vez me perdí en Montevideo. La ciudad se levantaba atrás de los balcones dejando ver a unos bebedores de mate. La noche anterior habíamos