Treinta mil muertos al año: el saldo de la Segunda Enmienda