Stockholm y el síndrome de las relaciones esporádicas