Slavko Zupcic

La stanza del prete

No debí haber entrado en la habitación del cura Luciano. Lo sé muy bien. Pero yo tenía ocho años y no entré solo. Estaba en

Joanna Reina y Látex

El zurdo Alfredo. Jugaba fútbol con la cabeza de los mamahuevos que decapitaba. Jugaba fútbol y metía tres goles. La alimaña metida de repente en

La stanza del prete

No debí haber entrado en la habitación del cura Luciano. Lo sé muy bien. Pero yo tenía ocho años y no entré solo. Estaba en

Joanna Reina y Látex

El zurdo Alfredo. Jugaba fútbol con la cabeza de los mamahuevos que decapitaba. Jugaba fútbol y metía tres goles. La alimaña metida de repente en