paramecio

  Elmiedo González vivía en paz con el mundo. Sus hermanos le tenían miedo. Su madre, su tía, el perro del carnicero. La sombra que se proyecta desde la catedral la plaza abría espacios de luz para dejarlo pasar bajo el sol para que sus pasos no la tocaran. Elmiedo González tenía un brazalete de …

paramecio Leer más »