El día que maté a Borges

a J.L.B Ya había pensado muchas veces en matarlo. En retorcer entre mis manos el apergaminado y pellejudo cuello del autosuficiente Aleph del barrio norte y dejarlo morir poco a poco, sintiendo el golpeteo, en un principio furioso, de sus patitas de escritor endeble y contestatario. Apretar, regodearme en la presión y retomar el camino …

El día que maté a Borges Leer más »