Las cosas inalcanzables del tercer hombre

Al maestro GT, a quien robé La última vez que vi a Teddy Foster, lo recuerdo perfectamente, estaba cruzando la Séptima a la altura de la 33, sin duda rumbo al Madison. Era una tardecita de principios de abril, todavía fría porque él llevaba un largo sobretodo marrón, un sombrero de paño hundido hasta la …

Las cosas inalcanzables del tercer hombre Leer más »