Las peras podridas

    —Cógeme como si fueras un animal —dice de pronto. Ella lo compadeció y al cabo de poco le dijo que era patético. Repentinamente hubo un silencio solemne en la habitación. Ella no quería que Raigada prendiera las luces, prefería la oscuridad en ese instante, aunque se podría decir que vivió siempre bajo la …

Las peras podridas Leer más »