La honestidad simple de un “Y vivieron”