La ciudad

Sólo tenía un techo de chapa, unas paredes de madera y unas puertas de ausencia. La cortina de mi puerta era una colcha vieja. Me sentaba en la cama para calmar el desasosiego, ponía un disco de Bach y sentía el vacío en un vaso de jugo. Escuchaba el disco como un rito pagano y …

La ciudad Leer más »