El rostro del maldito (Lautréamont)

El rostro del maldito (Lautréamont)

Basta desafiar a San Google para que se instale otra vez aquel extraño escozor: la vida privada ha quedado sepultada en el siglo XX. Teléfonos,

El rostro del maldito (Lautréamont)

Basta desafiar a San Google para que se instale otra vez aquel extraño escozor: la vida privada ha quedado sepultada en el siglo XX. Teléfonos,