El pasado

Detesto los Starbucks con su bohemia uniforme, el café – carísimo– que muchas veces es un extraño postre cargado de crema servido en tubos gigantes, y la gente ostentando sus artefactos Apple en todas sus variantes de alta gama. Los Starbucks son como los McDonald’s pero con gente más flaca. Prefiero el original, antes que …

El pasado Leer más »