Ya no hay 10

Para una persona como Gregorio, tener todo el tiempo del mundo ulceraba su mente. Él, –que había llegado a tener 310 empleados, que había revolucionado el ramo de las pinturas para exteriores a pura intuición de negocios–, detestaba el ocio al que ahora se sometía por pura debilidad. Su gran proyecto del día –pensó– consistiría …

Ya no hay 10 Leer más »