Memorias de una bailarina que no quería bailar

En 1970 la mexicana Alma Guillermoprieto (1949) vivía con su madre en Nueva York y quería ser bailarina. Conocía de cerca las enseñanzas de Martha Graham, aspiraba a integrar de modo estable la compañía de Twyla Tharp, compartía una buena amistad con la uruguaya Graciela Figueroa y concurría a las clases del bailarín y coreógrafo …

Memorias de una bailarina que no quería bailar Leer más »