Tigre Random

 

Dejo aquí mi brazo izquierdo

como garantía

mientras dispongo

–en orden de aparición–

mis recuerdos borrosos.

 

Volveré tan pronto

recupere la córnea

y el valor de mirarte a los ojos.

 

Necesito probarme

en el rodeo

de este tigre random

y tocarle los huevos

todo lo que dure,

un minuto,

un parpadeo triste,

un error 404.

 

 

Jammin’ #12

 

Una dosis árida

del ungüento viral

que muerde en el todo.

Solo vine a torear

la venganza.

 

Orgásmatron

pendiente

de un destierro próximo,

en la química del yin y el yan

el cordero pide un lobo

de pies desnudos

y pupilas desatadas.

 

Un txingo en la cornisa

con dos cielos.

No te irás.

No te dejaré.

Restart.

 

 

Karmatrix

 

El descenso

no tiene vértigo.

No le hace falta

cuando el destino final >>>>> eS

el vértigo.

Custodiadas por idiotas alados

armados con las jeringas del hastío

(patent pending),

tras las puertas del sótano

se guardan los verdaderos secretos

de la humanidad:

semillas de injusticia,

el Karmatrix for Dummies

y la fórmula de la Coca-Cola.

Suena

“Billie Jean” en loop

para dejar claro

que hasta la belleza

muy pronto

será insoportable.

Una sirena sin dientes

da la bienvenida

y te escupe en la cara.

En el contexto,

una bocanada

de aire fresco.

Se oye una risa siniestra.

No se sabe>>>>>>> dE qUIÉN.

Keep you posted.

 

 

 

© 2018, Lasticön. All rights reserved.

Compartir
Artículo anterior#LaBola: amores galácticos
Artículo siguienteDioses y gallinas
Lasticön (Aitor Lopera Etxebarría, Bilbao, Bizkaia, 1993) Es poeta y buscapleitos. Funda “Txirimiri”, su primer Fanzine, a los 17 años, 15 minutos después de liarse a golpes con los responsables de la publicación mensual de su colegio. Un año más tarde abandona su casa con solo un poco de ropa, “Thriller”, el vinilo de Michael Jackson que perteneció a su hermano y 725 Euros que toma prestados de los ahorros de la familia. Elige Miami porque “todo lo que sabía de la ciudad me parecía aberrante”. Ha publicado los poemarios “Furia bálsamo” y “Mandy Crush”. En 2015 autoriza a la antología “Versos Libres” a incluir “Mi casa es pain” aunque luego se arrepiente. Suele jactarse de haber quemado una novela y un camión del US Postal Service aunque nadie pudo corroborarlo.