O algo

Algo permanece

a nuestro lado al quedarnos solos

pasados pasos se preservan en las cosas

palabras recogidas entre las páginas.

Corceles respiran el vaho del día,

sus pasos estremecen.

 

Algo siempre está

acercándose, algo

no termina por llegar:

Quizá somos nosotros:

los reales

los destinados en verdad a ocupar estos espacios:

la mano que escribiría esto,

un pulso más firme al afirmar:

yo soy el que está.

 

Pero nada,

solo llega ese que somos

ahí sentados

esperando irnos mientras hacemos que hacemos

porque, ya se intuye, algo se acerca y

al fin                            quizá

ha de sucedernos

alguien.

© 2017, Elías David. All rights reserved.